Mi querida España…


Mi querida España, esta España mía, esta España nuestra, asiste impasible al arrollador avance de una moda foránea que amenaza con destruir la españolísima y entrañable tradición de los Reyes Magos, la cual se está viendo atacada por un intruso inventado por la compañía Coca-Cola y promocionado por el gran Imperio de nuestro tiempo. Los entrañables Melchor, Gaspar y Baltasar de nuestra infancia están siendo arrinconados por un suplantador Santa Claus que ya ha logrado, de momento, que nuestros niños le llamen «Santa» con la misma familiaridad con la que se llama al yayo.
En esta avanzada fase de la invasión que estamos viviendo, nuestros Reyes Magos de siempre se ven ahora obligados a compartir con el advenedizo esa sagrada función que consiste en cumplir los sueños de nuestros niños; y es previsible que el proceso culmine, más pronto que tarde, con la derrota de nuestros mágicos héroes de toda la vida. Con un sentido de la oportunidad digno de mejor causa, las multinacionales se han montado al carro de la oficial línea laicista que en nuestro país padecemos y han llegado al extremo de hacer de nuestra antiquísima tradición motivo de chirigota. Una de ellas se ha permitido lanzar una burda campaña publicitaria en la que un antipático muñeco animado, «espía doble» de Santa Claus y de los Reyes Magos, llega a exclamar «¡Ay, cuando se enteren esos tres!», refiriéndose a los Reyes Magos y al cabreo que se llevarán cuando se enteren de lo que planea Movistar en apoyo de ese Santa Claus oriundo de Atlanta. Como si de bases aéreas se tratara, esa especie de michelín colorado se ha hecho fuerte por doquier, en aras de un mercado único más fácil de abastecer. Su red de bases, comerciales en este caso, abarca ya la totalidad de las «grandes superficies» del planeta, sin que nada puedan hacer para evitarlo nuestros Magos de Oriente de siempre (que son también de Portugal y de toda Iberoamérica), el Sint Niklaas de los Países Bajos (¡cuyo barco llegaba anualmente a Amsterdam desde España!), el Father Christmas de la rubia Albión, el igualmente tradicional Père Noël de los países francófonos, o la italianísima Befana. Santa Claus los está barriendo a todos con la fuerza arrolladora de la publicidad masiva y de la economía de mercado. Las nuevas bases no se llaman ahora Torrejón, o Subic Bay, sino Macy’s, Harrod’s, Laffayette, Rinascente, Corte Inglés, Chiado, Mitsukoshi, L’Innovation, Neckerman…
Mientras siento una gran vergüenza por nuestra docilidad oficial -y privada- en la cuna del imparable Santa Claus no deben de salir de su asombro al constatar cuán fácilmente se ha plegado el Viejo Mundo a sus inapelables designios. No hay duda de que donde hay patrón no manda marinero. Pongámonos todos la diestra sobre el pecho y gritemos al unísono: God bless America! 

© 2008 José Romagosa Gironella

Artículo publicado por el diario La Tribuna de Ciudad Real el 29/12/2008, “Puntos sobre las íes”

Anuncios
Explore posts in the same categories: REFLEXIONES NAVIDEÑAS

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: