Tiquismiquis


El medio televisivo, que podría constituir un foro ideal para la difusión y el perfeccionamiento del lenguaje, se ha transformado en su principal enemigo. Uno se pregunta para qué estará la Real Academia de la Lengua, que nada hace para exigir un uso más correcto del idioma en ese ámbito. En mingún otro medio circula un mayor número de mensajes orales, por lo que debe de ser enorme el daño que causamos a nuestra lengua cuando la atropellamos sin piedad en un medio como ese. Por estas fijaciones mías, querido lector, un forofo futbolero me ha llamado tiquismiquis.
La proliferación de presentadores y reporteros no cualificados, capaces de violar una docena de reglas gramaticales por minuto, contribuye en gran medida a este fenómeno, y a mi vicio. Tan pronto nos informan, destrozando la prosodia, sobre la manera de lograr “asceso” a un determinado curso, o sobre los “ocjetivos” del mismo, como de los peligros de la “embriagadez”. “¿Me escuchas bien, Mercedes?”, pregunta fulano desde Pamplona a la presentadora del programa que le ha pasado la conexión, olvidándose del verbo “oir” que habria sido el aplicable. Mengano, micrófono en mano, nos tienta con exquisitos manjares que están, según nos dice, “para pedir de boca”, pero arrasa con la grafía y el sonido tradicional del españolísimo modismo “a pedir de boca”. Y en pecado parecido incurre ahora Zutano al hacernos saber desde Albacete que la comisión de festejos ha alcanzado sus metas con “muchas” creces.
En un concurso, para variar, Perengano nos presenta “nuestro retante de hoy”, sustituyendo al “retador” por ese nuevo sujeto que se acaba de inventar. Y en otro, ¡éste de literatura!, una grácil mantenedora nos anuncia que van a entregarse los premios a los concursantes que se han hecho “valedores” de los mismos, sin reparar en que “valedor” no es sinónimo de “merecedor”, o de “digno de…”; que lo es de “defensor”.
Sentado por unos minutos ante el televisor, son tantos los fallos que ese chisme nos ofrece, que un servidor, ocupado en manejar ora el mando a distancia, ora el bolígrafo, no da, como se dice vulgarmente, abasto. Pero como es un tiquismiquis compulsivo, se ve ve en la incapacidad de apagar el chisme y marcharse. Y sigue, pues, a la espera de nuevos sobresaltos. ¡Opps! Ahí está, con su ancha sonrisa, la reportera de siempre que hoy ha sido destacada al lugar del incendio. Nos tranquiliza informándonos de que las llamas son “inicuas” (injustas, no equitativas). Habrá querido decir “inocuas”, supongo, en el sentido de que esas llamas ya no representan una amenaza; pero, dejémoslo, que tampoco este adjetivo habría sido el apropiado. Y es la misma profesional quien nos ofrece, acto seguido, este sapiente consejo para tiempo de calores: “hay que beber mucho agua”.
Y aquí concluyo, anonadado, esta curiosa lista de gazapos cazados a vuelapluma, o mejor “a matacaballo” si consideramos el extenuante galope de mi boli campo a través del bloc.

© 2009 José Romagosa Gironella

“Puntos sobre las íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el 20 de Julio de 2009

Anuncios
Explore posts in the same categories: Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: