La ausencia de estadistas: nuestro principal problema.


Queramos o no reconocerlo, la gran tragedia de España ha consistido en que ha contado en su historia con muy pocos estadistas. No existe otra justificación para el hecho de que aún no tengamos resuelto ese gran asunto de Estado que es el problema del agua. Un taxista holandés me confesaba hace unos años (y no me lo invento) su incapacidad de entender que todavía no hubiéramos encontrado la forma de llevar al centro y Sur de nuestro país el agua que sobra en el Norte y va a morir en el mar. “Como ciudadano de una nación que arrancó la mitad de su actual territorio al mar” – me espetó – “se me hace imposible comprender, a estas alturas, que ustedes no hayan dado con la fórmula de embalsar y repartir inteligentemente el agua de que disponen”. Y se extendió acto seguido en criticar el conocido defecto de los gobernantes españoles: que sólo acometen aquellas obras que puedan ser concluidas, y solemnemente inauguradas, bajo su periodo de mandato. “Mire usted” – remachó, para reforzar su aserto – “la enorme red de pantanos que Franco construyó, por creerse líder único y vitalicio”. Aunque siempre nos molesta que un extraño nos lea la cartilla, tuve que admitir el rigor de aquel razonamiento.
Vivimos ahora en democracia, o al menos esto creemos, y tenemos más gobernantes de los que podemos mantener, pero seguimos huérfanos de estadistas. Nadie aborda sabiamente los grandes problemas, ni aporta las necesarias soluciones, y seguimos echando mano de improvisados parches y chapuzas. Veamos, si no, ya que estamos en Castilla-La Mancha, el proyecto de impulsar ahora la exportación de puertas de Villacañas, un sector industrial pujante que tradicionalmente tiene su producción vendida en el mercado interior. ¿Por qué no se impulsó esta medida mucho antes, si existía la posibilidad de hacerlo? ¿A qué esperábamos?  O veamos, puestos a hurgar en la herida, por qué sólo ahora se ha decidido fomentar la venta de nuestros vinos a granel, tras largos años de intentar introducir a toda costa nuestros caldos de diseño en el mercado exterior. ¿No habremos errado en nuestro empeño de pretender competir con las marcas más prestigiosas del mundo, despreciando nuestros más modestos pero siempre apreciados graneles? El dato de que sean castellano-manchegos dos tercios de los participantes en la Feria Internacional de Vinos a Granel que estos días se celebra en Ámsterdam, me parece harto elocuente. Un servidor no es un experto, pero poco a poco va aprendiendo a leer entre líneas.
Y volviendo a lo del agua, es triste reconocer que nuestra verde democracia aún no está preparada para ese gran pacto de Estado que nos permitiría disponer, como en muchos otros países menos sectarios, de una planificación hidrológica nacional que ningún gobierno pudiera cargarse alegremente al alcanzar el poder.
 

© 2009 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre las íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 9 de noviembre de 2009
Anuncios
Explore posts in the same categories: Ética (temas varios), Economía (temas varios), Política (temas varios), Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Etiquetas: , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: