Lo siento pero disiento


Permítame el presidente del Congreso que me refiera a su artículo “La España callada del 12 de Octubre”, publicado en la revista Osaca del pasado 18 y, en concreto, a sus comentarios sobre la pitada que algunos circunstantes dirigieron al señor Rodríguez Zapatero a su llegada a la tribuna presidencial del desfile de las Fuerzas Armadas. Empieza calificando la desapacible pitada como una de las tristezas del acto, sin aclararnos cuales fueron las otras; y se extiende a continuación en un análisis del incidente que no me parece a la altura de las crónicas a las que el político manchego nos tiene acostumbrados.
No creo que venga a cuento su explicación, aunque obviamente la comparta, de que “la Fiesta Nacional es mucho más que la celebración de un gobierno, de un partido, de una ciudad o de una comunidad autónoma”. Y tampoco esa otra en la que equipara el acontecimiento a “un (deseable) estruendo colectivo, a un grito de libertad, de auto estima como nación, de orgullo como país”, si el articulista la utiliza para condenar la pitada en cuestión. “Éste es el silbido y el grito respetuosos” – añade, sin cambiar de tercio – “que entiende la inmensa mayoría de los ciudadanos”.
Pues bien, deseo decirle a don José, con el mayor respeto, que en democracia las cosas no son así. La libertad de expresión – el pataleo y las pitadas se incluyen entre sus lícitas manifestaciones – es un principio de la Democracia, y quien elige el oficio de la política debe estar dispuesto a aceptar el ejercicio de dicha libertad popular, por mal que en algún momento le siente. Nadie puede quejarse de que ante la llegada de un político a un acto público, la gente silbe o aplauda, porque está en su perfecto derecho de expresar el disgusto o el contento que la presencia de tal persona le produce. Es más: todos los políticos deberían tomar muy en consideración cualquier gesto de reprobación procedente del pueblo; que otro gallo nos cantara si así lo hicieran.
Dice Bono, en otro punto del artículo, que “las personas que libremente quieren alzar su voz contra cualquier dirigente político, sea éste del gobierno o de la oposición, tienen otros caminos y vericuetos más apropiados y, finalmente, su último grito lo tienen cada cuatro años en las urnas”. Pues tampoco las cosas son exactamente como apunta, si bien el vocablo “vericueto” (lugar o sitio áspero, quebrado, por donde no se puede andar sino con dificultad) lo aplica correctamente. El ciudadano de a pie, al abuchear a un gobernante en un lugar público, no hace más que aprovechar la oportunidad única que le brindan las circunstancias; porque él no dispone, como dispone el señor Bono, de toda clase de tribunas para expresarse a su talante. Seguro que el político-articulista coincidirá conmigo en esto. De otro lado, su mención a ese último grito que el ciudadano profiere cada cuatro años en las urnas, quizá sea poco afortunada, ya que puede dar a entender que la ciudadanía sólo es reina por un día – el de la jornada electoral – y que, en el largo ínterin, ni siente ni padece, ni hay por qué tenerla en cuenta para nada.
Sólo me resta mencionar que su apreciación de que “España es despensa cultural del habla de cientos de millones de personas”, cuando es notorio que somos la nación hispanohablante que peor defiende su lengua, debemos atribuirla a su buen sentido del humor.
 

© 2009 José Romagosa Gironella

“Puntos sobre las íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 26 de octubre de 2009
Anuncios
Explore posts in the same categories: CARTA ABIERTA A..., Política (temas varios), TEMAS VARIOS

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: