Obras son amores


Hay dos momentos al año que me hacen percatarme de los rápido que pasa el tiempo.Uno es cuando oigo por la radio los primeros villancicos (siempre publicitarios), y el otro, estrenando los calores, cuando vuelve a ser hora de ponerme con la declaración de la renta.
La cruz que voy a marcar será para la casilla de la Iglesia a la que pertenezco, lo cual no implica que mi contribución (que de otro lado nada me cuesta) sea para comprar casullas, velas o incienso, o para ayudar a alguna parroquia a pagar el recibo de la luz (que también), sino más bien para echar una mano a la más gigantesca y eficaz ONG que existe en el mundo. Es lo menos que puedo hacer para facilitar los trabajos de ese inmenso ejército de monjas, sacerdotes y seglares católicos que entregan sus vidas a los más necesitados. Allí están en los hospitales y misiones del Tercer Mundo (que los he visto) aliviando con todos los medios a su alcance – que son muy escasos – a los enfermos de SIDA, a los leprosos, a los hambrientos, a los ancianos, a los niños sin hogar, a los niños de las guerras, a los meninos da rua, a los huérfanos, a los presos y a un largo etcétera de seres humanos que sufren lo que no podemos ni queremos imaginar.
Hay contribuyentes que dicen marcar otras casillas, lo cual me parece muy bien, que son muchos y excelentes también los programas solidarios que surgen de organizaciones laicas, gubernamentales o no. Lo importante es el factor confianza: tener la seguridad de que las ayudas llegarán a buen puerto y que serán distribuidas con justicia y equidad, sin obedecer a criterios partidistas, étnicos o religiosos. Los cristianos, como es natural, confiamos plenamente en nuestra Iglesia, a la que reconocemos como la gran avanzadilla del mundo en esta misión de ayudar al ser humano doliente. Los que pertenecemos a esa Asamblea que profesa, aunque no siempre practica como debiera, la doctrina de Jesús, lamentamos profundamente que venga tan injustamente atacada en nuestros tiempos por quienes ignoran la admirable labor que realiza. Y nos gustaría que ese formidable colectivo que agrupa a mil millones de personas, supiera explicar mejor esa labor constante y en extremo positivo que lleva a cabo, directa o indirectamente, en todas las naciones del mundo. Es natural que, como toda obra humana, la Iglesia no sea perfecta, e incluso que cometa errores; pero nadie de buena fe puede negar su benéfica influencia en el mundo. De ahí que merezca en mi opinión todas las ayudas que, sobre todo los católicos, podamos proporcionarle. Por ello mi crucecita aparecerá en su casilla, ya que no es posible marcarlas todas.
Alguien ha dicho que si de repente se paralizaran los servicios que la Iglesia presta en infinidad de parcelas de la vida humana, incluso si esto ocurriera en un país desarrollado como España, el Estado se paralizaría; y su hipotética ausencia de los hospitales, comedores sociales y misiones del Tercer Mundo causaría efectos catastróficos. ¿por qué no informa la Iglesia con mayor detalle sobre su intensa actividad educadora y social? Sólo la ignorancia y la falta de información justifica la crónica incomprensión que la Iglesia viene sufriendo en determinados “círculos” de nuestros País.

© 2009 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre las íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 24 de mayo de 2009
Anuncios
Explore posts in the same categories: Ética (temas varios), Economía (temas varios), Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: