¿Es verdad que estamos contra las guerras?


Nuestro Gobierno nos ha dicho hasta la saciedad que España, la nueva España democrática, está contra las guerras, y que nuestras intervenciones militares en el exterior son estrictas misiones de paz. Pero don Gervasio Sánchez, el ilustre periodista y fotógrafo, autor de memorables reportajes en multitud de conflictos armados, nos dijo el año pasado que nuestro país es uno de los principales proveedores mundiales de minas anti personas. Lo afirmó, sin que le temblara la voz, en el solemne acto en el que vino galardonado con el Premio Ortega y Gasset de Periodismo, que otorga el diario El País. Pronunciaba su discurso ante un numeroso público entre el que se hallaban la vicepresidenta del Gobierno, la presidenta de la Comunidad de Madrid, el alcalde de la capital de España y gran número de periodistas. Pero, aún así, tuvo el coraje de no callar lo que bullía en su corazón.
El señor Sánchez tampoco omitió confesar que se ha sentido avergonzado de sus representantes políticos cada vez que se ha topado con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo. Se necesita mucho valor – ese valor del que sabían hacer gala algunos españoles de antes – para proclamar, como hizo él, que aún hoy (por el año 2008) seguimos fabricando cuatro tipos distintos de bombas de racimo que causan la muerte y toda clase de mutilaciones a la población civil del mundo pobre, incluso después de concluir los conflictos armados. El periodista vive hoy marginado de los medios de comunicación, y podríamos apostar sin riesgo alguno de equivocarnos que no volverá a recibir ningún otro premio o galardón en nuestro bendito país. No obstante, debe de ser un hombre extraordinariamente feliz con los cuatro hijos adoptivos, todos ellos mutilados por minas anti personas – un bosnio, una mozambiqueña, una cubana y un camboyano – de quienes quiso erigirse en ángel protector.
¿Estamos en verdad contra la guerra? ¿No será más bien que prima sobre todo el negocio? Los ciudadanos de a pie no logramos comprender tanto despropósito. Como, por poner otro ejemplo, que ese mal llamado deporte – el “airsoft” – consistente en juegos de guerra en pleno campo, venga oficialmente patrocinado por el área de juventud de uno de nuestros ayuntamientos más “emblemáticos”. Me refiero al de Miguelturra, que organiza tales actividades paramilitares en su pedanía de Peralvillo, con la colaboración de Alcazul, la Mancomunidad Campo de Calatrava y la Diputación Provincial de Ciudad Real.
El autor de estas líneas reconoce que debe de estar equivocado, pues no es posible pensar que tan importantes instituciones sean las que lo estén. Pero, equivocado o no, nada le hará cambiar su convicción de que todo juego relacionado con las guerras, las armas, las indumentarias de combate y las bélicas puestas en escena, en nada peden contribuir a hacer a nuestros jóvenes más pacíficos y más respetuosos con la vida humana, por mucho que nos promocionen estos juegos desde allende el Atlántico. Por más que se argumente que estos juegos ayudan a descargar la agresividad de los jóvenes, un servidor opina humildemente que tras la proeza de abatir a un enemigo ficticio, pueden sentir la necesidad de enemigos de verdad.

© 2009  José Romagosa Gironella
“Puntos sobre las íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 22 de junio de 2009
Anuncios
Explore posts in the same categories: Ética (temas varios), Política (temas varios), Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: