El cuarto poder


Cuando leemos un periódico – que no es lo mismo que hojearlo – no solemos pensar en la importancia del objeto que tenemos en las manos. Hablamos de “medios de comunicación”, como si todos ellos fueran iguales; y no es exactamente así. Cuando la televisión nos informa de un hecho destacado, lo hace, prácticamente, en tiempo real: el suceso acaba de producirse, o se está produciendo en esos precisos momentos. La inmediatez de la noticia televisiva, que es su principal virtud, no anula el pecado de la precipitación ni los inconvenientes que la acompañan.
La televisión – en menor medida que la radio – ayuda muy poco a nuestra necesidad de formarnos una opinión completa y objetiva sobre los hechos. “Ha pasado”, o “está pasando esto”, viene a comunicarnos, al tiempo que nos informa del “dónde” y el “cuándo”; pero, ¿qué nos aporta sobre los “por qué” que no sea telegráfico, obvio o superficial? Tal vez más tarde podamos presenciar un coloquio o un debate más pormenorizado en tal o cual cadena; pero estos programas no dejarán de ser un “dejá vu” porque la prensa escrita, que solemos leer a la mañana siguiente del hecho televisado, ya nos habrá proporcionado  la valiosa referencia de un sinfín de reflexiones más o menos cualificadas.  No en vano el prestigioso Chicago Tribune nos facilitaba, hace ya cuarenta años, esta síntesis de lo que era y seguiría siendo la prensa escrita diaria: “Institución desarrollada por la civilización moderna para presentar las noticias del día, promover el comercio y la industria mediante una amplia circulación de anuncios, informar la opinión pública y ejercer una forma de control sobre los gobiernos que ninguna otra institución es capaz de proporcionar”. Con razón ha reconocido Katherin Graham, comunicadora estadounidense, esta verdad de Perogrullo: “el que influye no manda, pero persuade al que manda”.
Otro  razonamiento que nos hace pensar en la importancia de ese diario que leemos, hojeamos u ojeamos (que son cosas bien distintas), es el que llama nuestra atención sobre el hecho de que son los grupos y personas de mayor capacidad de decisión los que más atienden a los matices publicados en los periódicos sobre acontecimientos relevantes; atienden a ellos con un interés muy superior al que otros medios – radio y televisión – les suscita. Aunque parece probado que los editoriales de los periódicos se leen poco y no llegan al lector mayoritario, su influencia es muy poderosa sobre esas personas y grupos que controlan las grandes decisiones. Es evidente que el alcance de los editoriales de prensa es más selectivo que cuantitativo y que su clientela radica en los lectores que disponen de mayor libertad de acción, capacidad de decisión y claridad ideológica.
Habría mucho que decir, si dispusiéramos de mayor espacio, sobre las líneas editoriales que siguen los distintos periódicos. También en el “cuarto poder”, como en toda actividad humana, tiene que haber de todo. Pero debería añadir mi sospecha de que el lector culto, el lector de verdad inteligente, ese que por lo general también influye y manda, se caracteriza por leer prensa de todas las tendencias. Y ello porque, aunque parezca paradójico, el buen criterio se nutre de la disparidad de criterios.

© 2008  José Romagosa Gironella
“Puntos sobre las íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 09 de junio de 2008
Anuncios
Explore posts in the same categories: Ética (temas varios), Política (temas varios), Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: