Karaoke cultural


No se irrite, amigo lector, si vuelvo a afirmar que las cosas van cada vez peor para nuestra lengua española. Son muy pocos los reductos en los que aún puede verse libre de ataques y atropellos. Medios de comunicación, políticos, miembros de la farándula, e incluso personas dedicadas a la Cultura o a la Enseñanza, parecen rivalizar en el maltrato de nuestro idioma nacional; maltrato que hay que atribuir a una pobre educación general.
Un presentador de “La 1” nos habla de algo que, según dice, ha cogido a todo el mundo “de imprevisto”, cuando es sabido que lo gramaticalmente correcto es pillar a la gente “de improviso”. Y es el mismo profesional quien nos informa, a continuación, sobre las medidas que se han tomado para garantizar la “anonimidad” de quienes participen en no se qué. Ya disponíamos del vocablo “anonimato”, pero nuestro amigo ha preferido acuñar otro nuevo.
Bertín Osborne, para no ser menos, espeta a una participante de su programa: “¿Por qué te escondes detrás mía?”. Parece desconocer que “detrás de mí” habría sido lo correcto. En una emisora de radio se menciona que ha dado comienzo el “treceavo” curso de determinada especialidad musical. Debe de tratarse de un curso-salchichón que se imparte a rodajitas. Este problema con los ordinales que se convierten en quebrados debe de estar de moda, pues hasta el protagonista de la película “Nosotros, vosotros, ellos”, mal doblada al español, nos brinda esta perla similar: “¡Esta es la doceava mudanza de mi vida!” – le oímos exclamar, cabreado.
Y no dejan de ser chocantes los errores que apreciamos en esas señales que colocan los organismos públicos; verbigracia, la señal de carretera que reza “Fernancaballero” (en lugar de “Fernán Caballero”), o el rótulo de la calle General Primo de “Ribera”, en Malagón. Siempre nos cuesta comprender que puedan cometerse tantos errores con la cantidad de personas que, de una forma u otra, tienen que participar en la confección de dichas señales, o en la redacción de los guiones requeridos por infinidad de programas y películas como los citados más arriba.
Menos mal que un joven estudiante, abordado de improviso en plena calle, casi acierta al definir como “equibáltero” el triángulo que el entrevistador le ha mostrado. Si, como dicen los franceses, c´est le ton qui fait la chanson (es el tono lo que hace la canción), estaríamos viviendo una época de auténtico karaoke cultural.

© 2008 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre las íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 20 de octubre de 2008
Anuncios
Explore posts in the same categories: USO DEL ESPAÑOL

Etiquetas: , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: