Una democracia en “dodotis” – II


“Decíamos ayer” que los políticos hacen oídos sordos a lo que los ciudadanos les decimos. Atienden, sí, a lo que periódicamente decidimos en las urnas; pero fuera de ese pronunciamiento, que es condición sine qua non de la democracia más tierna, les resbala cuanto desde la calle podamos respetuosamente indicarles.
Usted puede denunciar públicamente el lamentable estado en que se encuentran esos solares que, a falta de parkings municipales, utilizan dos mil ciudadrealeños a diario. Puede hablarles del importante servicio que esos solares proporcionan sin generar gasto alguno para el Ayuntamiento, y del pésimo estado – socavones, charcos, barrizales – que presentan, causando mil molestias a los usuarios. Pues bien, espere un par de años y comprobará que los solares siguen en las mismas condiciones que usted denunció; que los servicios municipales continúan sin volcar en ellos unas carretadas de zahorra y sin destinar una sola máquina a allanar mínimamente el terreno. Comprobará que usted sigue obligado a meter los pies en los charcos hasta los tobillos y en qué innecesaria medida han pagado finalmente el pato los amortiguadores de su coche.
Usted, por ejemplo, si ha leído en la prensa que se van a destinar dos coma dos millones de euros a remodelar la rotonda de la Puerta de Toledo, podría señalar la posible conveniencia de que en lugar de gastar tan importante cantidad en una obra “estética”, tal vez podría dedicarse a solucionar el gravísimo problema “ético” del tránsito por el centro de Ciudad Real (Rondas de Alarcos, de Santa María, del Carmen y de Toledo) de los grandes vehículos que transportan mercancías peligrosas. Quizá podría dedicarse ese presupuesto a proporcionar un desvío a esos camiones-cisterna, procedentes del complejo petroquímico de Puertollano, que hoy transportan propano, o propileno licuado, por tan céntricas vías de la capital. Ni tan siquiera en Caracuel tienen que cruzar estos transportes el centro urbano del pueblo. Pues, fíjese en lo que le digo: dentro de muchos años verificará que esas mercancías tóxicas, explosivas o inflamables – esas que causaron la muerte de 215 personas en Los Alfaques (porque no había más turistas en aquel campimg) – siguen transitando por nuestro casco urbano, como si transportaran leche merengada.

© 2009  José Romagosa Gironella
“Puntos sobre las íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 09 de febrero de 2009
Anuncios
Explore posts in the same categories: Ética (temas varios), CARTA ABIERTA A..., Política (temas varios), Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: