-“Do you speak English?” -“¿Mandee?”


Hace tiempo que me lo veía venir. Y ahora leo en los periódicos que (sic) los promotores del Reino de Don Quijote muestran su preocupación por el bajo nivel que existe en el conocimiento de la lengua inglesa en Castilla-La Mancha, y piden ayuda a las administraciones públicas. Lo he estado viendo venir desde los tiempos en que el proyecto del “Reino” todavía incluía a Don Quijote. Incluso he publicado varias columnas en esta sección alertando sobre el déficit lingüístico que venimos arrastrando y lo poco que hacemos para corregirlo; así como sobre la ausencia en nuestras librerías de libros impresos en idioma inglés, de prensa extranjera en nuestros quioscos y de películas en versión original inglesa en las parrillas de nuestros canales de televisión.  Nada de esto se ha subvencionado ni se ha intentado corregir de manera práctica y eficaz. Exactamente al contrario de lo que han sabido hacer con indudable éxito nuestros hoy políglotas vecinos portugueses,
Y ahora, tras más de una década de preparativos para ese descomunal “destino turístico y de ocio” – y un tiempo prácticamente igual consumido en hacer realidad el Aeropuerto de Ciudad Real – seguimos sin poder ofrecer a dichos proyectos el personal  lingüísticamente cualificado que de forma inmediata van a precisar. ¿De qué nos sirve haber proclamado las ventajas que todos esos miles de puestos de trabajo iban a ofrecer a los ciudadanos de nuestra región, si al final no vanos a poder cubrirlos? ¿Tendrán que traer ese personal de otras comunidades donde los políticos hayan sabido hacer mejor los deberes, con todo el coste añadido que ello comporta?
El bajísimo nivel en el conocimiento de lenguas, en particular de la inglesa, que padecemos en Castilla-La Mancha, habría podido justificar la existencia de una consejería exclusivamente dedicada a esta importante  materia. Se ha puesto de manifiesto que los planes diseñados para mejorar tan lamentable situación no han servido prácticamente para nada. El autor de estas líneas se moriría de hambre si tuviera que vivir de la Química, o las Matemáticas – por citar algunos de los muchos saberes en los que es lego – pero en lo tocante a lenguas extranjeras, tras toda una vida de gran afición a su estudio y casi medio siglo de uso diario de varias de ellas, cree poder afirmar, con un mínimo de solvencia, que los métodos que hoy se siguen para dotar por lo menos de una segunda lengua a nuestros niños y jóvenes, son del todo desacertados.
Puede ser que cualquier escolar que haya asistido a clases de inglés, sepa decir “my taylor is rich”, para gran satisfacción de padres y abuelos; pero no va mucho más allá, ni siquiera después de varios cursos de asignatura. Muy pocos de ellos lograrán superar el más simple examen cuando, en el plazo de unos años, acudan a solicitar un puesto de trabajo para el que se exija cierto dominio del inglés. Es evidente, de otro lado, que esos viajes a Londres con el maestro español de inglés, o en grupo con los compañeros españoles del centro, tampoco sirven para nada. Lo que más sirve, mucho más que la asistencia rutinaria a escuelas de idiomas, es el estudio en casa con la ayuda de un buen curso audiovisual, la repetición de palabras y frases, intentando perfeccionar cada vez más la pronunciación; el visionado de películas en versión inglesa, la lectura de libros y periódicos de países en los que se habla esa lengua, y la conversación, tan frecuente como sea posible, con nativos de esos países, o con personas que tengan un conocimiento superior al nuestro de dicha lengua.
Y si se quiere progresar mucho más deprisa, no hay como irse a vivir un año (mientras aún se es joven y sin compañeros españoles) a un país anglófono, donde se puede combinar estudio y trabajo. Incluso es frecuente que estudiantes españoles sigan en Inglaterra un curso de Segunda Enseñanza, o de su carrera, y pasen sus exámenes sin necesidad de volver a España a realizarlos. El sistema de intercambios inter-familiares, también se ha mostrado excelente.
Tal vez sea oportuno señalar, como reflexión final, que los políticos al cargo de esta importante parcela educativa, deberían conocer el proceso de adquisición de una nueva lengua por haberlo vivido personalmente. Experto credite (creamos a los que saben algo por experiencia propia).

© 2008 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre las íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día  12 de mayo de 2008
Explore posts in the same categories: Economía (temas varios), Política (temas varios), Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Etiquetas: , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: