Los “Marco Polo” del vino


La mayor parte de los que se dedican a elaborar vinos o llevarlos de un lugar a otro, acuden a Fenavin, la gran Feria Internacional del Vino que un día se sacó de la manga Nemesio de Lara Guerrero y que hoy ya vemos felizmente consolidada. Tal es la cita, (este año será del 5 al 7 de mayo) obligada para cuantos producen, elaboran y comercializan las incontables variedades de ese líquido elemento que constituye nuestro producto más distintivo. Y también lo es para gran número de consumidores.

Imagen del grupo de expertos que han visitado estos dias varias bodegas de la región

Pero hay otro grupo de personas, de las que han hecho del amor al vino su vida, que van como si dijéramos por libre y se dejan llevar por esa pasión común por aumentar sus conocimientos en la materia y por hacerlo de una forma más completa, directa y autodidacta. Me refiero a esos exploradores que organizan y recorren largas rutas, ora en una región o un país, ora en otros, y dedican largas jornadas a tratar, con los pies hundidos en las viñas, de las tipologías del terreno, la climatología y las variedades vitícolas; de los riegos y labores; de fertilizantes, maquinaria especializada y nuevas formas de plantación como la modalidad «de espaldera».
No es lo mismo el tiempo consumido en los despachos, o en bodegas y laboratorios altamente equipados, que el dedicado a esa suerte de peregrinaje que permite discutir en profundidad con los verdaderos artífices de ese milagro de la Naturaleza y del ingenio humano que arranca en esas mismas viñas y culmina, tras largo y sofisticado proceso, en ese néctar novedoso y distinto, y digno por tanto de ser degustado (en compañía, si es posible) por el consumidor más exigente.
A este último grupo pertenecen los doce expertos, productores y enólogos de regiones italinas y francesas como Véneto, Piamonte, Sicilia, Alto Adigio, Alsacia, y también deHolanda, que estas últimas semanas han visitado una representación (todas era impensable) de las mejores bodegas de Castilla-La Mancha y de Ribera del Duero, de la mano de un manchego orgulloso de serlo y capaz de hacer como nadie los honores de la casa. Me refiero a Isidro Hidalgo Pérez, simplemente amante que no profesional del vino, aunque sí muy vinculado al sector por su actividad de proveedor de maquinaria de alta tecnología, el cual se ofreció al grupo, por meras razones de amistad, para programar el itinerario y actuar de cicerone.

© 2009 José Romagosa Gironella
Sección Local-Vitivinicultura
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día  13 de abril de 2009
Explore posts in the same categories: TEMAS VARIOS

Etiquetas: , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: