Un fracaso bien currado


El fracaso de José Luis Rodríguez Zapatero, que ya ni sus agradecidos acólitos niegan, es el fracaso de España. He aquí el gran problema. Tras todo lo que hemos vivido -y lo que hemos muerto- para lograr una transición ejemplar, una Constitución democrática, una incipiente concordia civil y un prestigioso lugar entre las naciones más avanzadas, he aquí que en pocos años nos lo hemos cargado todo. España vuelve a ser el país claramente imprevisor, conflictivo y sin crédito de antaño. Es la crónica, para muchos anunciada, de una falsa etapa democrática que el líder máximo elegido, progresista él, ha intentado transformar en dictadura retrógrada gobernada por decreto. ¿Cuándo aprenderemos a elegir bien?

Sólo nos faltaba la presidencia europea de turno para rematar la demoledora faena. Si algún amigo teníamos por ahí afuera (que lo teníamos), lo hemos sacrificado en el mejor de los casos sine die, en aras de esas otras amistades infamantes que, una vez más, han hecho bueno el adagio «dime con quien vas y te diré quién eres». Volvemos a estar en el punto de mira de todas las naciones democráticas que ya nos ven como inminente y grave problema. La Unión Europea, que acaba de decidir el gran esfuerzo de salvar a Grecia, nos exige las medidas que no hemos sabido tomar a tiempo y nos ve con gran preocupación. Hasta los presidentes de Estados Unidos y China han tenido que intervenir para que el nuestro no se duerma y haga algo con sentido, de una maldita vez. ¡Si hasta algunos presidentes autonómicos de su propio partido han tenido que señalarle sus discrepancias, y el socialista Joaquín Almunia, uno de los más expertos y capaces (¡qué bochorno!), ha tenido que leerle la cartilla repetidamente! ¿Hasta cuándo este mal sueño?
Los españoles de buena voluntad, los que apenas ambicionamos trabajo, libertad, paz y progreso, esperamos fervientemente que vuelva a España la cordura y poder ver el fin de este burdo remedo de democracia que nos han querido endilgar. No tiene el menor sentido, con lo que nos está cayendo, ¡Dios mío!, que unos ministerios prescindibles se pongan ahora a promover una nueva ley de libertad religiosa, o un decreto que prohíba los anuncios «sexuales» en periódicos. Ya todos conocemos hasta la saciedad la afición de nuestro presidente a los botes de humo.
Este columnista espera (porque no hay mal que por bien no venga) que los recortes de gastos que el presidente tendrá que hacer, mal que le pese, sirvan también para devolver a los sindicatos, y al voto de determinados electores, su objetividad e independencia. Lo que en democracia se llama ‘juego limpio’.

© 2010 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día  17 de mayo de 2010
Explore posts in the same categories: Ética (temas varios), Economía (temas varios), Política (temas varios), Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Etiquetas: , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

4 comentarios en “Un fracaso bien currado”

  1. Marta Says:

    Lamentablemente, el último ejemplo de manipulación lo vemos con el caso Garzón. Cinco millones de parados no hacen que salga nadie a la calle, ni los propios parados…pero con el juez estrella, todos movilizados!! Aunque se trate de un caso de prevaricación claro (o de tres, uno tras otro y todos con la misma tendencia). La prensa está controlada, salvo excepciones notables y de agradecer (por lo raro), por lo partidos políticos “anunciantes”,¿me dejo algo? A sí, el T. Constitucional, es patético.
    Guerra declaro muerto a Montesquieu y estos ya lo han rematado. ¿Dónde están los estudiantes?, ¿dónde las barricadas contra el absolutismo democrático? En fin…

  2. Marta Says:

    Ya hemos visto hoy que los sindicatos seguirán recibiendo dinero del gobierno (¡¡16 millones de euros de última hora!!), de forma que poca independencia pueden tener estos paniaguados. Mientras, los pensionistas ven su poder adquisitivo bajo mínimos, nadie da crédito a las empresas y los funcionarios verán mermado su poder adquisitivo pasando muchos al grupo de la supervivencia y consumo bajo mínimos en una economía que necesita activarse. Eso sí, la juerga bancaria continúa, Europa les presta (a los bancos) al 1% y ellos no prestan a los empresarios sino a los estados, que aseguran mayores ganancias con sus emisiones de deuda al 5-6% de interés…que pagamos los de siempre. El círculo es ya vicioso y nosotros estamos atrapados en su interior.


    • Gracias, Marta, por tu añadido a mi columna. La cuestión es que nos haría falta la columnata de Bernini y millares de comentarios valientes como el tuyo para poder llegar a gran cantidad de lectores y sensibilizarlos. Porque el gran problema es que, quitando a periodistas y políticos, la Conferencia Episcopal y las voces que nos llegan desde fuera, el pueblo está silencioso. Demasiado silencioso. Tal vez se deba a que cada día se utiliza peor la lengua y la gente no se atreve a utilizarla. O a que el pueblo, presa de un profundo cacao mental – el que les ha producido la ausencia de un buen sistema educativo y la mentira constante de nuestra clase política – no saben de verdad a qué atenerse, ni qué decir. Como bien denuncias, estamos encerrados en un extraño círculo vicioso, del que no creo que salgamos si no es con el concurso de políticos “apolíticos” pero eficaces.
      Ya no es cuestión de derechas o de izquierdas, sino de gobernantes humanistas, eficaces en lo económico, “hombres de estado” en suma, capaces de invertir también en el largo plazo. ¿Por qué no salen éstos a la palestra, como candidatos?
      Sabemos que están ahí, en algún lugar, pero los grupos políticos no los incluyen en sus listas.
      Saludos, Pepe.


      • Estimado Pepe: Naci en Argentina y viví allí hasta los 2000. Así que me salvé por los pelos del “corralito”, pero no de sus consecuencias. De nada valió graduarme en Ingeniería, trabajar en la industria automotriz, tener mi propia empresa, mi propia fábrica. etc.etc. Igual todo se fue al garete porque la clase política no fue capaz de conducir a Argentina por sus caminos lógicos y optó por enriquecerse a cualquier costa. Ahora veo en España algo parecido. La corrupción es el peor cáncer para el país. Por eso, deberá resignar su puesto Zapatero pero también el PP deberá ser muy estricto para los que hayan cometido faltas en especial de corrupción. De otro modo, España no podrá esquivar el mal momento y tendrá sellado su destino.-


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: