No aprendemos nada de la Historia


Cuantos más años vivimos, más nos conturba comprobar lo loco que está el hombre. Cuando deberíamos respirar tranquilos porque los más dementes de nuestra época (Stalin, Hitler, Pol Pot, y un largo etcétera) hace tiempo que crían malvas, descubrimos con renovada inquietud que otros majaras  megalómanos vuelven a ocupar puestos decisivos. El afán ilimitado de poder y riquezas siguen siendo las pasiones que desestabilizan el mundo. Occidente, lastrado por los pecados, enfrenta ahora los embates del odio que su imperialismo generó en Asia, África e Iberoamérica, y en los antiguos “Trucial States” del petrolífero Golfo Pérsico. Es la clásica e implacable ley de la “causa-efecto”. No importa el campo en el que investiguemos – el político o el económico – porque en ambos encontramos, pugnando por avasallar a los mortales, ese perturbador líder “carismático”, remedo del nietzscheano Übermensch, que por su sorprendente capacidad de renacer nos recuerda al Ave Fénix.
La aristotélica teoría crematística y la del enriquecimiento sin límites de Smith, se están cumpliendo fatalmente. Los presupuestos de Darwin, de otro lado, sobre la hegemonía imparable de los más fuertes; y los de Compte y Spencer sobre el positivismo, se han hecho triste realidad en el siglo XX – el bien llamado “siglo americano” – y de forma especialmente preocupante en el nuevo siglo en que vivimos. No nos bastaron los avisos de Spengler sobre las causas de la decadencia de los pueblos, ni la divina condena cristiana de los siete pecados capitales, ni las reiteradas advertencias de los grandes pensadores humanistas. De nada ha servido a los políticos alienados que hoy dirigen el cotarro, asistir a la violenta caída de Stalin y Lenin, al fusilamiento de Musolini y la Petacci, a la muerte de Hitler y Eva Braun, a la ejecución de Ceaucescu y su esposa, a la muerte en la horca de Sadam Hussein, a la larga condena de Noriega, al asesinato de Somoza, a la huida y exilio de los dictadores (entre otros) Batista, Stroessner, Taylor, Reza Palevi, Duvalier, Mobutu, Marcos, Trujillo, Idi Amin…; o a la detención y juicio de genocidas tales como Karadzic, Milosevich y tantos otros que se creyeron superhombres, como el filosófico de Nietzsche.
Ya no dudamos de la afirmación de Balzac: “detrás de toda gran fortuna, hay un gran crimen”. ¿Cuántos crímenes y expolios, e incluso horrendos genocidios se esconderán tras esos nombres que anualmente se incluyen en las listas de los millonarios del mundo?  Si el palmarés de los politicos totalitarios estremece, podríamos asegurar que el historial de las empresas y bancos que controlan la economía planetaria no es menos execrable. Y aún podría añadirse que unos y otros colaboran estrechamente entre sí. De aquí que se entremezclen en esas cumbres elitistas, y excluyentes, de grupos tales como el Club Bilderberg, o la secta Illuminati, cuyo objetivo geopolítico y financiero no es otro que su control de este mundo frágil que habitamos. (Y no he querido mencionar nombre alguno español, porque bastante divididos estamos).

© 2010 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día  24 de mayo de 2010
Explore posts in the same categories: Ética (temas varios), Economía (temas varios), Política (temas varios), Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Etiquetas: , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

One Comment en “No aprendemos nada de la Historia”


  1. Muy buen articulo, gracias.
    Debemos informar a la gente de lo que realmente está pasando en Europa. Si la verdad es censurada nuestro pueblo jamas despertará.

    Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: