Día de asueto


 Es bueno darse un respiro de vez en cuando – y dárselo a los lectores – sobre todo en un lunes festivo y caluroso, Día de Castilla-La Mancha. Es como tomarse un helado. Y, hablando de helados, les cuento que una familia italiana amiga mía se dedica a la fabricación artesanal de estos productos en la Tacita de Plata. Tres generaciones consagradas a ese ‘Salón Italiano’ de la calle Ancha, que desde hace 70 años se dedica a regalar el paladar de los sibaritas gaditanos, y a refrigerarles los veranos. Podríamos decir, para que me entiendan todos los lectores, que ese salón es como el prestigioso ‘Helados Morán’ de la Plaza Mayor de Ciudad Real, sin el cual esta ciudad no sería la misma para los ciudadrealeños, y en especial para mi amigo Eduardo Barco Iruretagoyena (espero haberlo escrito bien) y muchos otros entendidos que yo me sé. Creo que es de celebrar que sigan existiendo estas artesanías, y la atención personal que conllevan, en una época en que casi todas las «delicadezas» para el consumo de boca las fabrican mecánicamente las multinacionales, como las arandelas y las escarpias.
Para los que hemos viajado algo por ahí afuera, son de gran importancia los establecimientos que dan carácter a una ciudad. El mundo está lleno de lugares que el viajero siente la pulsión de revisitar cada vez que regresa a las ciudades en las que estos santuarios del buen gusto se encuentran. Unos son célebres por sus helados, otros por sus cafés o chocolates, otros por sus croissants o sus pasteles de manzana. A menudo, mientras vas en el avión, o en el tren, ya estás pensando en que lo primero que harás al salir del hotel será darte ese pequeño gusto largamente acariciado. Y no hablo aquí de restaurantes ni de otro tipo de locales. Mi reflexión de hoy va dirigida, junto con mi sincero elogio, a los negocios artesanales de verdad, generalmente regentados por una familia, que dan carácter a una ciudad y miman nuestro paladar. Me he referido en esta ocasión a los helados porque estamos, ¡ya era hora!, en la estación del calor en que a mí personalmente más me apetece degustarlos (aunque el amigo antes citado, y otros «enganchados» que conozco, los consumen todo el año). Pero algún día trataré de otro tipo de establecimientos y familias que, al igual que los Campo de Cádiz, o los Morán en Ciudad Real, hacen, como decimos vulgarmente, ‘patria’. En cualquier caso, ha sido un placer platicar con ustedes, amigos lectores, de un asunto que precisamente por refrescante nada tiene que ver, por una vez, con los políticos, los pensionistas, las hipotecas o los impuestos. ¡Nos vemos en Morán!

© 2010 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día  31 de mayo de 2010
Anuncios
Explore posts in the same categories: Economía (temas varios), Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Etiquetas: , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: