Las paces con nuestra bandera


Hasta un servidor, que no ha sido nunca futbolero, siente hoy una emoción nueva al constatar el gran poder social de este deporte y su capacidad para aglutinar a todo un país en pos del mismo objetivo. Nunca podré olvidar que la única vez, en setenta y cinco años (que son los que he vivido), que vi a todos los españoles compartiendo el mismo sueño, como un solo hombre, fue el día en que la Selección Española de Fútbol se enfrentó a Holanda en el último e histórico partido del Campeonato Mundial de Fútbol de este año 2010. Tampoco olvidaré mientras viva que esa gesta deportiva iba a permitirme ver, también por primera vez, a todo el pueblo de mi país ondeando, luciendo, exhibiendo o enarbolando la sagrada bandera de nuestra patria común. Ya no volveré a mirar el fútbol como un simple juego, ni seguiré criticando este deporte por todo aquello que a menudo lo rodea y me disgusta. Sólo por esa fuerza que ha demostrado tener a la hora de unirnos, y esa sorprendente capacidad – impensable hace apenas unas semanas – de permitirnos recuperar el amor a  nuestra bandera, juro dedicar al fútbol mi respeto eterno.
Si, además, considero el inmenso esfuerzo de los jugadores de nuestra selección y el magnífico liderazgo de su seleccionador, no puedo menos de desear que su ejemplo pueda ser seguido por todos los colectivos humanos españoles, desde nuestras empresas, grandes y pequeñas, a nuestras instituciones públicas y privadas. También ambicionaría que el gran ejemplo de su trabajo en equipo, y de la humildad demostrada en todo momento, nos hiciera reflexionar a todos sobre el inapreciable valor del trabajo solidario y de la lucha concertada por una meta común. Hasta las formas con que nuestra magnífica selección se ha venido refiriendo a sus rivales, merecen el mayor aplauso. ¡Cuánto nos ha enseñado esa Selección, si estamos dispuestos a emularla! ¡Qué gran imagen de España ha sido capaz de proyectar, en estos momentos históricos en que nuestro prestigio internacional andaba por los suelos! Buenas maneras, técnica impecable, admirable coordinación y excelente estrategia. Éstas han sido, en opinión de este columnista, las principales condiciones que nuestra Selección, ya legendaria, ha sabido exhibir en este Mundial de Sudáfrica. Nuestra imagen, en todos los sentidos, está hoy muy alta en todo el mundo. Y un servidor, que no era futbolero, pero sí español a ultranza, se siente verdaderamente feliz y eternamente agradecido a un deporte, y a unos atletas nuestros que nunca había alcanzado a valorar en su justa medida. ¡Procuremos seguir unidos largo tiempo, y seguir luciendo con orgullo nuestra bandera nueva!

© 2010 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día  12 de julio de 2010

Anuncios
Explore posts in the same categories: Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Etiquetas: , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: