El duro deseo de durar


Esta frase, traducción del título original del poema de Paul Éluard (Le Dur Désir De Durer) que unos dibujos de Chagall contribuyeron a hacer célebre, vuelve a cobrar en nuestros días rigurosa actualidad. El último en traerla a colación, esta vez para aplicarla al partido político que nos gobierna, ha sido don Ignacio Sánchez Cámara, prestigioso catedrático de Filosofía del Derecho. Y lo ha hecho para constatar que tras las absurdas políticas del Gobierno con las que trata de impedir su más que cantada derrota, no hay otra cosa que «instinto de supervivencia y … nada o muy poco más».
«Nada nuevo cabe esperar», subraya el catedrático, «sobre el fortalecimiento de la unidad y vertebración nacionales, ni sobre la recuperación de la fortaleza de la Constitución y del espíritu de concordia de la Transición». Grave diagnóstico al que habría que añadir una economía y una moral en descomposición que nuestro actual Gobierno ni puede ni desea corregir. Su único y obsesivo deseo es el de durar a toda costa. Ya lo dijo el propio presidente: «Cueste lo que cueste», «me cueste lo que me cueste».
Nunca como en estas horas de la Historia de España, ha parecido más urgente rebelarse contra un statu quo que nos lleva directamente al descalabro. Y hay que agradecer la aparición de nuevos medios de comunicación (Internet, principalmente) que no sólo hacen imposible acallar desde el poder el sentir de la población, sino que le brindan una imparable difusión. Movimientos sociales como el de la plataforma ‘Hazte oír’, y nuevos canales de televisión y rotativos sin pelos en la lengua, contribuyen a formar en el ciudadano un criterio más justo y objetivo sobre lo que ocurre en el país. Alguno de estos medios consiguen poner potente voz a lo que muchos demócratas españoles piensan y no se atreven a decir; que esto -el gregarismo, cuando no el silencio cobarde- es uno de los grandes males que nos aquejan. Nos tienen tan domados con la prensa oficial de su Movimiento, el circo del Gran Wyoming, las payasadas de Buenafuente y demás foros intelectuales de gran audiencia, que de no ser por esos providenciales medios -como este mismo en el que escribo- y otros que dan cabida a la libertad de opinión; este malhadado Gobierno Duracell habría logrado convertirnos en vergonzantes remedos de la estulta oveja Dolly. Privándonos de la palabra libre que brota de la razón, han intentado reducir nuestra lengua a un onomatopéyico «béee…»
Con todo, querría romper una lanza, siquiera una pequeñita, por el señor Zapatero. Estoy por calificarle de surrealista eminente, como ese Éluard que glosó El duro deseo de durar. Nadie como nuestro presidente ha sabido practicar esa forma de expresión, típica del surrealismo, en la que el intelecto no ejerce ningún tipo de control. La Tierra no es de nadie, porque pertenece al viento -su aportación más notable- molaría cantidad en su epitafio.

© 2010 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día  22  de noviembre de 2010.

Explore posts in the same categories: Ética (temas varios), Economía (temas varios), Política (temas varios), Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: