Compremos marcas de Nueva RUMASA


No hay ningún otro caso en España en que una sola familia haya proporcionado empleo y sueldo, y excelente trato humano, a cerca de ochenta mil familias españolas. La proeza de esta saga familiar, cuyos accionistas nunca han cobrado dividendos por haber decidido reinvertirlos en la promoción de su ejemplar grupo de empresas, merece nuestro respeto y apoyo. Tras la ilegal expropiación de que fueron objeto en 1983, dando al traste de mala manera con un emporio de 65.000 empleados, los Ruiz Mateos han conseguido lo que nadie habría podido imaginar: resurgir valientemente de sus cenizas y crear una segunda Rumasa que ya da actualmente empleo a 15.000 familias españolas, y que contribuye al desarrollo de centenares de otras empresas colaboradoras; las cuales, a su vez, emplean a otro número impresionante de trabajadores españoles.
La crisis económica que padecemos ha afectado, como era inevitable, a la excelente marcha que el nuevo grupo llevaba, y los enemigos de Nueva Rumasa, que todos en este país sabemos quienes son, han vuelto a hacer lo posible para sabotear esa marcha. ¡Cómo seguir consintiendo que un empresario católico, defensor de la familia y del derecho a la vida -al que ya daban por muerto- diera a sus enemigos tan grande ejemplo de cómo se crean empresas y empleos en España! Con todo, la dificultad económica que hoy afecta a Nueva Rumasa no es de una magnitud que el Grupo no pueda salvar, como ponen de manifiesto estas dos cifras: que el Grupo vale 6.000 millones de euros, y el monto de su deuda contable es de 700 millones.
La familia de la abeja, caracterizada por su seriedad, ha declarado que está en trámite de vender la parte de sus activos que sea precisa para nivelar la situación; y que incluso, de no lograrse este objetivo con la rapidez necesaria, todos los miembros de la familia estarían dispuestos a aportar su patrimonio personal para cumplir sus obligaciones con los acreedores del Grupo.
Se habla mucho de este asunto desde que los Ruiz Mateos, con muy buen criterio, decidieron acogerse a la Ley Concursal. Pero se habla bastante menos de que a ese grupo de empresas que debe 700 millones de euros, el Estado le debe, según sentencias firmes,  la cifra, más de tres veces superior, de 2.095 millones de euros y la familia lucha judicialmente por fijar el justiprecio de la expropiación en 18.000 millones de Euros, es decir, casi 3 billones de las antiguas pesetas, en compensación por aquellos injustos procesos de expropiación.
No creamos a esos periódicos, émulos de la prensa amarilla del malvado William Randolph Hearst, que no han dudado en publicar en portada que Nueva Rumasa se desmorona tras atrapar a millares de inversores, o que Nueva Rumasa lleva de nuevo al grupo al borde del abismo. Compadezcámonos de ellos, porque pertenecen a un colectivo fracasado y envidioso que lleva décadas rabiando con los espectaculares logros -incluidos los «sociales – de una saga privada irrepetible.

© 2011 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 21 de febrero 2011

Explore posts in the same categories: Ética (temas varios), CARTA ABIERTA A..., Economía (temas varios), Política (temas varios), Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Etiquetas: , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: