La izquierda respetable


La izquierda respetable, la del honrado Julio Anguita, por ejemplo, y la del ético sindicalista Jesús Iglesias, sinceros defensores de los valores sociales, ya no existe. Una cosa es la izquierda culta – y necesaria en una democracia – por la que ambos lucharon con tanto afán, y otra, muy distinta, el rojerío que algunos, en mala lid, pretenden resucitar. Los “ideales” marxistas, afortunadamente, pasaron a la Historia del mundo con la caída del “muro”, la disolución de la Unión Soviética y de los regímenes comunistas del “Este”. Y, en nuestro sufrido país, pasó a mejor vida con la transición a la democracia y la Constitución del 78. Lamentablemente, ni Cayo Lara es Julio Anguita, ni la sinecura montada por Méndez y Toxo tiene nada que ver con el útil sindicalismo del recordado Jesús Iglesias. De ahí que el Partido Comunista tuviera que cobijarse en España al socaire de Izquierda Unida, y que el Partido Socialista Obrero Español, por su pertinaz desprecio a la democracia en su última etapa de gobierno, haya sufrido el más espectacular descalabro electoral del mes de mayo y se halle ahora en vísperas de lo que podría ser la mayor derrota de su historia. La palabra comunismo nos recuerda la vieja bicha, y la sigla PSOE causa verdadero horror gracias a unos gobernantes mentalmente enfermos que Pierre Accoce y Pierre Rentchnick habrían sin duda sicoanalizado en su ensayo “Ces Malades Qui Nous Gouvernent” (Estos Enfermos Que Nos Gobiernan), si lo hubieran escrito en nuestra época.
Los españoles, que han podido vivir adormecidos durante algún tiempo, están despertando. El curriculum de un presidente del gobierno cuya trayectoria al frente del país arroja el peor balance jamás registrado, y las maquinaciones de un “nuevo candidato” que hasta ha tenido que cambiar de nombre para causar menos temor, deberán estar presentes en la mente y el corazón de cuantos seremos llamados a las urnas en fecha aún desconocida. El voto en esta ocasión decidirá, como nunca antes, el futuro de España. Decidirá, concretamente, si nuestro país opta por nuevas políticas capaces de recuperar el tiempo malgastado hasta igualarnos a la media de desarrolo de la Unión Europea o si, por el contrario, elige consolidarse en el grupo de países “PIGS” (Portugal, Italia, Grecia, España) condenados a ser administrados desde fuera por no saber administrarse por sí solos.
Advertidos como estamos de cómo un partido gobernante puede actuar en contra de los auténticos intereses de España, y de cómo el interés personal de nuestros actuales gobernantes se ha venido anteponiendo al bien general, si el próximo proceso electoral no resultara en un cambio total de personas y de ideas, tendríamos que creer que nuestro país está definitivamente condenado a tener el gobierno que en verdad se merece. Nunca como en estos momentos el futuro – la salvación – de nuestro país dependerá de la capacidad de los españoles para discernir con objetividad lo que le conviene, ocurra lo que ocurra – que algo ocurrirá – antes de las  próximas elecciones

© 2011 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 4 de julio de 2011

Explore posts in the same categories: Ética (temas varios), Economía (temas varios), Política (temas varios), Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: