Rubalcaba y su ilusorio “dique de contención”


La falta de realismo que ha caracterizado las decisiones del PSOE durante los últimos años, y la manifiesta incoherencia entre su ideología (if any, como dicen los anglófonos, es decir, si tiene alguna ) y sus hechos, justifica que sus desprestigiados líderes sigan soñando utopías.
“Gobernaremos para todos”, nos dijeron un día sin sentirlo, con tal de captar votos; pero nadie ha gobernado para “los de casa” con tan obsesivo afán, como los socialistas de Zapatero. Felizmente, no parece que puedan seguir engañando a los españoles por mucho tiempo, ni que estén en condiciones de seguir haciéndolo en amplios sectores del país. Esta ha sido la última vez que la anacrónica “O” de su sigla, que ya no representa a nadie en la nueva España pequeñoburguesa, encandila a los nostálgicos de una dictadura del proletariado que, como es sabido, nunca existió en España. “Dictaduras, ni la del proletariado” – reconoció abiertamente un intelectual de izquierdas fallecido hace unos días. Me refiero al hispano-francés Jorge Semprún, el único excomunista que, de no haber negado a Dios, habría podido ser gran humanista.
Rubalcaba, por ejemplo, el histórico responsable de que Bildu se halle hoy en las instituciones vascas; el mismo que ha perdido todos sus papeles tras coadyuvar a la pérdida de los de su jefe – que andan volando por los aires – agradeció días atrás a sus militantes que siguieran dándole su confianza (cosa que con el tiempo se verá). Ya tengo el apoyo de “mi gente”, vino a decir, antes de anunciarles su intención de salir a la calle a pedir el voto de “la gente”. He aquí la distinción que los socialistas han venido haciendo entre unos españoles y otros, mientras una falsa idea de igualdad y la no menos falsa  promesa de “gobernar para todos” presidían su discurso. Es harto evidente que a Zapatero, Blanco y Rubalcaba, y a los llamados barones, sólo les importa “su gente”, es decir su club de afines. La otra mitad larga de España – “la gente” – les importa un comino. Y uno ha de preguntarse si puede hablarse de democracia en un país donde se gobierna así.
De otro lado, el anuncio de Rubalcaba de constituir a su partido en dique de contención de cualquier programa de Rajoy, por acertado que éste sea, es una prueba más de su sectarismo antipatriota. ¿Y qué decir del ofrecimiento que ahora hace a los españoles de poner rápidamente en marcha no se qué fórmulas secretas para la salida de una crisis por la que no ha sabido aportar medida alguna eficaz en estos años pasados.

© 2011 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 13 de junio de 2011

Explore posts in the same categories: Ética (temas varios), Política (temas varios), Social (temas varios), TEMAS VARIOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: