Fútbolandia


Mi habitual vecino de página, Miguel Morales do Val, trataba la semana pasada de la España libertina. Me pareció muy bien traída su reflexión sobre la imagen de pasión y libertinaje que la palabra España transmite en la actualidad al mundo. Basaba su argumentación en cierta encuesta realizada entre directivos de una importante red de investigadores de mercados, sobre las ideas que les vienen espontáneamente a la cabeza al escuchar el nombre de España. Las respuestas fueron, de mayor a menor: Fútbol, Toros, Sol, Vacaciones, Flamenco y Paella.
Habiendo sido mencionada la idea del fútbol por el 27 por ciento de los entrevistados, y la de la paella por algo más del 8, debemos aceptar que el nombre de nuestro país, ese que viene en llamarse la “marca España”, le dice poco a la gente sobre otras características o posibles virtudes nuestras ajenas al denominador común pan y circo. No hay más, mal que a algunos nos pese, que invite a los extranjeros a venir a España. Si alguien hubiera contestado Museos, Creatividad, Monumentos, o Ambiente Intelectual, su respuesta habría ocupado un lugar muy de cola en la lista mencionada. 
Y si entramos a analizar el significado de que España equivalga principalmente a fútbol, veremos que la ignorancia que esta realidad denota ha de ser forzosamente compartida por los ofertantes y los demandantes del show. La locura por el Barça o por el Real Madrid que hemos podido constatar en nuestros viajes por África, es algo tan lamentable como el bajo nivel de educación que España comparte con ese continente.
Según nos informaba Morales do Val, la Pasión y el Libertinaje son las principales características que los extranjeros atribuyen a nuestra forma de ser. Y un servidor está totalmente de acuerdo con ello, aunque lamentando que esa capacidad pasional no la apliquemos a empresas dignas de mejor causa; y que el afán de libertinaje nos lleve al sinsentido de pitar al himno nacional de nuestro país, incluso en presencia del Príncipe don Felipe. Que hechos tan reprobables se cometan, casi exclusivamente, en un gran estadio de fútbol, hablan por sí mismos del poder embrutecedor de un deporte que los césares y las masas han divinizado. El importante encuentro FC Barcelona – Athtletic Club de Bilbao, amén de excelente desde el punto de vista deportivo, ofreció al mundo el triste espectáculo de una nación contestada en su unidad, precisamente, por los separatismos políticos presentes en los seguidores de los dos equipos aspirantes a la Copa del Rey. 
© 2012 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 28 de Mayo de 2012

Anuncios
Explore posts in the same categories: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: