Tres manchegos en Roma


¿Se acuerdan de “Vacaciones en Roma”, aquella película que giraba en torno a la Fontana di Trevi? Yo la he recordado mucho todo el día, debido a que últimamente he podido reencontrar a tres manchegos del más alto nivel intelectual que, por razones distintas, tuvieron que fijar en Roma su residencia y contribuyeron a hacer más honda la huella de España en la Ciudad Eterna. Me los he imaginado en la popular fuente, o mejor de espaldas a ella, en algún momento de su estancia, para arrojar esa moneda tradicional que se acompaña de un deseo.

Anteayer cené en Corral de Calatrava con dos matrimonios amigos, y el tema de Roma estuvo presente largo rato en la conversación. Ello debido a que uno de los comensales, el historiador Manuel Espadas Burgos (“Caballero Andante” de Ciudad Real en 1994), ha regresado hace poco de su largo e interesante destino romano como representante diplomático español en el Instituto Cervantes de Roma, y director de la Escuela Española de Historia y Arqueología en esa ciudad, entre otras importantes misiones.

La semana pasada, de otro lado, un servidor tuvo que actuar de portavoz del jurado que pronunció su veredicto sobre el sacerdote poeta Valentín Arteaga Sánchez-Guijalde, en el curioso Juicio Crítico Literario que los “Académicos de la Argamasilla” celebraron en Argamasilla de Alba. También en este caso el encausado, nacido en Tomelloso (y “Caballero Andante 2004” de la asociación Ciudad Real Quijote 2000) procedía de Roma, donde ejerce la importante y delicada misión de Prefecto General de los Clérigos Regulares Teatinos de todo el mundo.

Y, finalmente, he podido localizar al tercero de los manchegos que hoy he querido traer a colación, por ser persona, al igual que los anteriormente citados, del máximo prestigio internacional, y que ha servido desde Roma a la sociedad. Me refiero al miembro de la FAO, José Telesforo Esquinas Alcázar (el que también fuera nombrado “Caballero Andante” en Ciudad Real, en 1997) regresado hace poco de Roma tras largos años de dedicación a la lucha contra el hambre, para instalarse con su familia en Córdoba.

Tres manchegos en Roma. Tres monedas en la fuente, o mejor: Three coins in the fountain…, que no venía doblada la célebre canción en la versión española que se exhibió en España. Sirvan estas líneas de homenaje a tres manchegos coetáneos, políglotas, intelectuales, que han tenido en común, por añadidura, un prolongado y enriquecedor destino en la Ciudad Eterna; y su pertenencia a la ya nostálgica orden caballeresca creada por la Asociación Cultural “Ciudad Real Quijote 2000, hoy desaparecida, la pobre. Sirvan también de agradecimiento a Eduardo Barco y a su esposa Ana, por saber crear ocasiones para encuentros memorables.

© 2012 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 24 de septiembre de 2012

Explore posts in the same categories: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: