UE y “Commonwealth” Ibérica


Nuestra extraña familia europea, claramente insolidaria cuando más falta nos hace, nos invita a prestar mayor atención a nuestros parientes iberoamericanos. Ante las políticas insoportables y contrarias a toda hipótesis de crecimiento que Frau Merkel nos ha obligado a aplicar, con el apoyo de otros socios de la UE todavía más soberbios e intransigentes, el ambiente respirado en la reciente XXII Cumbre Iberoamericana nos ha reconfortado como un soplo de aire fresco.

La forma en que Alemania, Finlandia, Holanda  y otros países europeos entienden el “club” del que formamos parte, empieza a mostrar signos de que el sueño que veníamos acariciando como panacea para un mejor futuro común, pudiera ser un espejismo. La inseguridad financiera en estos momentos difíciles y la incertidumbre sobre las condiciones que se nos podrían exigir por esta o aquella ayuda, nos obligan a dudar si en verdad, como veníamos creyendo, nos hemos arrimado a un buen árbol. La ausencia de decisiones ágiles, la falta de determinación ante los graves problemas y conflictos que se producen en el interior de la UE y en países de su entorno, y el sometimiento de nuestra dócil Unión a los dictados inapelables de mercados y agencias internacionales que obedecen a otros amos, podrían llevarnos a repensar las ventajas de nuestra pertenencia a ese club.

La verdad es que la “Commonwealth Iberoamericana” que veintidós cumbres consecutivas han logrado consolidar, y que es mil veces más híbrida y más natural en su génesis que la heterogénea Commonwealth Británica, nos ofrece hoy más razones para la esperanza que una UE que considera el ingreso de diez nuevos miembros cuando no es capaz de coadyuvar mínimamente a solucionar los problemas de los que ya son miembros de ella. No en vano nuestra Unión se ha sentido satisfecha llamándose “la del Euro”, como si ésta pudiera ser la meta. Ha desdeñado los valores éticos que la habrían hecho respetable y digna de ser escuchada en el nuevo mundo “global”. ¿Alguien ha oído en nuestra Unión una idea, un consejo o advertencia respecto al incendio que estos días se extiende por Oriente Medio, a pesar de la grave amenaza que significa para el conjunto de Europa?

En Cádiz, por el contrario, hemos podido palpar el sentimiento de pertenencia a un proyecto solidario común. Bajo la presidencia de S.M. el Rey, hemos seguido con atención los mensajes de unos países que mayoritariamente testimonian su larga y exitosa marcha hacia la democracia y su lucha contra la deuda externa que les atenazaba, así como la evidencia de que todos ellos se necesitan; de que todos – España y Portugal incluidos – nos necesitamos y debemos disponernos a luchar de consuno contra los flagelos que hoy sufrimos: el narcotráfico y la violencia, en Iberoamérica; la crisis económica y las tasas disparadas de paro, en la Península Ibérica.

Esperemos que esa Unión Europea que tanto hemos idealizado, no nos defraude; y que la Hermandad iberoamericana formada por pueblos de sangre mezclada – europea y amerindia – colme las expectativas de todos y cada uno de sus socios en sendos lados del Atlántico. Y que una y otra contribuyan a tender puentes de entendimiento con todos los pueblos de la Tierra.

© 2012 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 12 de noviembre de 2012

Explore posts in the same categories: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: