Corrupción de la idea de la libertad


La exagerada defensa del principio egoísta del propio bienestar está en el origen de todos los males que sufrimos. Y, de forma muy especial, de esa quiebra de la familia de la que parte cualquier otra forma de crisis de nuestra sociedad actual. Como nos explicaba S.S. Juan Pablo II en su encíclica Familiaris consortio, “en la base de estos fenómenos negativos está muchas veces una corrupción de la idea y de la experiencia de la libertad”. La encíclica apunta al hecho (sic) de que en los países ricos, el excesivo bienestar y la mentalidad consumista, paradójicamente unida a una cierta angustia e incertidumbre ante el futuro, quitan a los esposos la generosidad y la valentía para suscitar nuevas vidas humanas; y así la vida en muchas ocasiones no se ve ya como una bendición, sino como un peligro del que hay que defenderse.
Esta encíclica, como tantas otras que nuestros políticos deberían leer para enterarse de la verdad de las cosas, también nos aclara el conflicto que vivimos los mortales en este tiempo acelerado, que no es más que el conflicto entre dos amores: “el amor de Dios llevado hasta el desprecio de sí, y el amor de sí mismo llevado hasta el desprecio de Dios”. El discurso de la izquierda, defensora del “papá Estado” y enemiga de una familia que debería constituir la piedra angular de la sociedad humana, ha convertido buena parte de ésta en una sociedad infeliz y profundamente frustrada.
Veamos no más lo que sucede en países como Rusia, China y otros que llamamos “del Este”; o en esa Corea del Norte gratuitamente provocadora en estos tiempos que corren; o en los mismos Estados Unidos donde un hipócrita puritanismo convive con el relativismo más radical; y descubriremos lo que ha hecho de la libertad esa gran parte del mundo que se ha visto despojada de sus valores religiosos.

Tras la larga lucha de la mujer por el reconocimiento de sus legítimos derechos, uno se pregunta si este era acaso su objetivo final. Porque es obvio que el derecho al voto y todos los que a continuación ha ido conquistando, nada tienen que ver con su antinatural renuncia a su derecho a ser madre y, sobre todo, con su obligación moral de no destruir al fruto de su vientre. Parece algo irreal, fantástico, que una madre (ese cónyuge que las izquierdas han conseguido que se denominara legalmente “el progenitor B”), el ser mejor dotado por la Naturaleza para criar y educar a un hijo; el que lleva en sus genes el mayor potencial de ternura y de cariño, pueda llegar hoy al extremo de expulsar a ese hijo de su vida, y de… ¡matarlo!  Es algo que parece hacernos ver que a ciertas mujeres las ha enloquecido el feminismo. El horrendo crimen del aborto, que ya alcanza el millón seiscientos mil víctimas mortales en nuestro país (desde la promulgación de la inhumana ley socialista), y una cifra similar de mujeres arrepentidas, o aquejadas de graves secuelas síquicas, está ahora en el tejado del partido en el poder. Los cristianos de nuestra sociedad española esperan del PP, actualmente en el Gobierno, que ponga fin a tan doloroso palmarés, según se comprometió a hacer en su programa electoral.

¿Hemos confundido la libertad con la cobardía? ¿Se ha percatado la nueva mujer española de que ha relegado lo que debería ser su misión principal al último lugar de sus prioridades? Nos podríamos preguntar, así mismo, cuántos cotizantes futuros a la Seguridad Social habremos perdido, cuantos ciudadanos de pro, o cuántos premios Nobel.

© 2013 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”

Publicado en “La Tribuna de Ciudad Real”, el 8-04-2013

Explore posts in the same categories: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: