El Séptimo Mandamiento


“No robarás”. Esta es una de las diez órdenes que Dios nos dio. Como las otras nueve, formaba parte del código moral básico que el hombre debía seguir para alcanzar a vivir en paz. No se trataba de meros consejos, o recomendaciones, sino de mandatos expresos, tajantes y de obligado cumplimiento. A ese código, entregado a Moisés por Jehová para guía y salvación del pueblo hebreo, lo llamamos Decálogo. Aquella entrega, ocurrida en el monte Sinaí un milenio y medio antes del nacimiento del Mesías, fue como un anticipo de lo que andando el tiempo enseñaría al ser humano la Doctrina Cristiana. Para entendernos mejor, el Decálago, o compendio de esos Diez Mandamientos, constituía la Ley, y la citada Doctrina, sus reglamentos sabia y extensamente elaborados: el gran hito de enlace, como a un servidor le gusta entenderlo, entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. He elegido ese mandamiento séptimo para la columna de hoy, porque en los últimos tiempos su incumplimiento se ha propagado alarmantemente en nuestra querida España. Desde el gran robo del siglo – el de tres cuartas partes del oro que nuestro país almacenaba en los sótanos del Banco de España en otoño de 1936 – nuestra Historia ha venido reiteradamente salpicada por este vicio. La literatura picaresca recoge el hecho social del trinque institucionalizado; y el envío de aquel inmenso tesoro a Moscú (valorado en la época en seiscientos milllones de dólares), ha quedado registrado como el mayor robo político de todos los tiempos. Expolio perpetrado por los gobernantes republicanos de la época (Azaña, Largo Caballero, Dr. Negrín) y, cómo no, al nunca bastante recordado José Stalin. Tan cuantioso fue este “regalo” de la II República a su amiga la Unión Soviética, que ni siquiera el general Franco se atrevió a hablar de él hasta pasados dieciocho años, por mor de la desconfianza hacia la moneda española que la noticia habría generado en los que hoy llamamos “mercados” y que ya entonces existían.     La desmedida proliferación de este feo vicio en el seno de la clase política, sumado al descontento general producido por la crisis económica y a una tasa de paro desbocada, ha llevado al pueblo español a un grado de irritación sin precedentes. Los ciudadanos, alarmados por el número de políticos corruptos que no cesan de aflorar, no sólo exigen su castigo implacable, sino que demandan a los honrados que dejen de pecar in vigilando, que esto es lo que han venido haciendo en todos los ámbitos de la Administración.  La pérdida de la Fe y el irresponsable ataque que desde la política viene haciéndose a todo cuanto significa un valor cristiano, tiene mucho que ver con el escandaloso grado de corrupción al que hemos llegado. Y es que una sociedad sin Dios y sin Decálogo (el ideal de la II República), se queda sin rumbo y sin destino.

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

Publicado en “La Tribuna” el 25-02.2013

Explore posts in the same categories: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: