Posted tagged ‘Juntos’

El Estado en la cabeza

04/03/2012
Vuelve a ser la hora de uno de esos homenajes post mortem que tanto gustan a los españoles. Alguien escribió años ha este lamento: “¡Qué sino irse de un país de mendigos envidiosos donde para vivir hay que morirse!”. Y tenía toda la razón. Al igual que ocurrió con la monarquía española, que pasó por alto al legítimo aspirante por obra y gracia del general Franco, la presidencia del Gobierno español no pudo contar en ninguna de sus legislaturas con quien era a todas luces su político más cualificado. Su conocida vehemencia, brillantez intelectual e indudables dotes de mando, asustaron a los españoles. Algunas de sus expresiones más célebres, como aquella de “la calle es mía”, no eran más que un reflejo de su fuerte temperamento, pero calaron más de lo debido en la mente de buena parte de los españoles. No supieron ni quisieron ver esa clara vocación aperturista y democrática de Don Manuel Fraga que más tarde pudo dejar patente durante largo tiempo en su retiro político gallego. Dícese que el comentario de Manuel Fraga Iribarne, al conocer el nombramiento de Adolfo Suárez, fue este: “¡Se han saltado una generación!”.
Los homenajes que estos días se han ofrecido a ese excepcional hombre de Estado que no alcanzó a pilotar el nuestro, ha puesto también en evidencia a más de uno de esos mendigos envidiosos de la cita, y en especial a Santiago Carrillo. Con todo, Don Manuel ha pasado a la Historia de España como paradigma del gran estadista. No le dimos la oportunidad que merecía, y tuvo que conformarse con gobernar magistralmente Galicia, su comunidad autónoma natal, en la que mostró estar a la altura del valiente exministro de Franco que convirtió el tardofranquismo – como observara oportunamente la revista Times – en un prerrequisito de la democracia.
Fraga ha sido el mejor ejemplo de lo que debe ser un político, y también de lo que no debe ser. Ni una sola mentira en su dilatada carrera; ni la más mínima acción que cuestionara su honradez y su patriotismo. ¡Qué descomunal contraste con los crímenes y trapicheos perpetrados por políticos coetáneos suyos!
Pudo equivocarse, ¡y de qué manera! (Hernández Mancha, Vestringe,…), pero sus firmes creencias morales y capacidad de trabajo supieron guiarle en la acción política y en su prolífica ascensión intelectual, premiándole, a la postre, con su propia biografía intachable.
He querido releer uno de sus libros: “De Santiago a Filipinas, pasando por Europa”. Lo compuso en 1988, en pleno mundo en transición, con el bagaje de su larga experiencia en la política española, su amor al estudio ininterrumpido y, cómo no, sus dilatadas vivencias como embajador de España en la pérfida pero muy democrática Albión. Su lectura reconfirma en esa opinión de Felipe González de que a Fraga “le cabe España en la cabeza”; una de las pocas verdades pronunciadas por Mr. X . Vean esta reflexión que se hace en el libro, tocante al nacionalismo: “Cualquiera que conozca la realidad de la vida política sabe que ni Europa va en esa dirección, ni tiene sentido alguno cambiar de pareja a estas alturas de la Historia (…) Para decirlo más sencillo y más claro, en el momento en que cada región tuviera su propia seguridad social, los viejos gallegos se quedarían sin pensiones…” ¡Qué pena, queridos amigos, no poder leer los 57 libros que escribió!
© 2012 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 20 de febrero de 2012
Anuncios

Abomino del Gobierno

29/12/2010

Como demócrata que soy – y me siento – estaría dispuesto a respetar cualquier gobierno que en nuestro país surgiera de las urnas. Pero como cristiano que soy – y que me siento por encima de cualquier otra consideración – me niego a reconocer como legítimo a un Gobierno como el actual que ataca nuestra Fe. Acepto, como cristiano, la condición de aconfesionalidad de nuestro Estado democrático, porque entiendo que es justo que mi Religión pueda coexistir en armonía con otros credos diferentes; y que España pueda estar presidida por la firme convicción que emana de la libertad religiosa. Pero abomino abiertamente de un Gobierno como el que hoy padecemos, que ataca mi Religión (que es mayoritaria en el Estado), dificulta su práctica (pensemos en el atropello que se ha intentado perpetrar, aunque sin éxito, contra la comunidad religiosa de Cuelgamuros), discrimina y desprestigia socialmente a los cristianos, y carga contra la Familia Cristiana y el sagrado Derecho a la Vida por todos los medios a su alcance. Abomino abiertamente, “me cueste lo que me cueste”, de un Gobierno mal llamado “socialista”, ya que el primer socialista de la Historia, y el único verdaderamente sincero, fue y seguirá siendo Jesús, nuestro Salvador, por los siglos de los siglos. No en vano su Doctrina se resume en dos mandamientos supremos: amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos.
No soy capaz de reconocer a un Gobierno que en medio de la severa crisis económica que padecemos, destina ingentes cantidades del dinero que no es suyo, porque es – o era – de todos los españoles, a bizarras atenciones a extraños colectivos, incluso en otros países; mientras se afana vanamente por erradicar todo sentimiento religioso del corazón de los católicos españoles. ¡Vano intento, como digo, porque nadie puede echar un pulso a Dios! 
Como el Santo Padre nos recuerda a diario – y también algunos medios de Comunicación – el Cristianismo vuelve a ser perseguido en varias regiones del mundo. Ya suman legión los cristianos que están siendo masacrados por el integrismo islámico. Pero el Gobierno de España, formado por individuos sin cultura ni formación humanística alguna, fomenta la implantación – en particular en Cataluña – de ese fundamentalismo foráneo que ya anuncia mayorías electorales en distintos municipios de mi castigada patria chica. Entre ese nuevo factor transformador contra natura de mi católica tierra catalana, y las minorías, igualmente foráneas, surgidas del cinturón industrial de Barcelona (que no de la Cataluña histórica), se está logrando el objetivo, enunciado por Gadafi y otros locos revanchistas, de afianzar la quinta columna de una futura UE islámica.
Me desmarco abiertamente de un Gobierno que se ha tornado en paladín del desacato a nuestra Ley Fundamental, y en adalid imparable del desmembramiento de España. Pero, por encima de todo, abomino de un Gobierno impresentable que osa retar a Dios, inventa el “bautismo civil” y nos hace preguntarnos sin cesar qué fuerza del Maligno lo mueve, qué suerte de masonería lo impulsa. No tengamos miedo, amigos míos, de hablar claro. Rechacemos de una vez el cobarde silencio de los corderos.    

© 2010 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día  27  de diciembre de 2010

El Arco de Triunfo

09/09/2010

En España, y en román paladino, al sujeto irresponsable que miente como bellaco, traiciona a quienes confiaron en él, incumple sistemáticamente sus promesas y vende su alma al diablo (porque niega la existencia del alma), le llamamos caradura.  A esta categoría pertenece, para nuestra desgracia, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el “carismático” mirlo blanco a quien un día aciago los españoles entregamos el poder.
 
Trátase de un individuo que presume de pasárselo todo por el arco de triunfo. “A mí plim…” – parece decirnos, retador, cuando le reconvenimos – “…yo duermo en la Moncloa…”. Consuela, por lo menos, que aún no se haya cargado por completo la democracia (aunque esté en ello), como han hecho sus amigos dictadores de allende el charco. Y celebro poder escribir sobre lo que pienso sin exponerme (todavía), a que me apliquen electrodos, o me deporten a Siberia.
  
La sociedad española, angustiada por una tasa de paro que dobla la de la UE, y domesticada por unos subsidios electoralistas que son pan para hoy y hambre para mañana, contempla impotente la paulatina destrucción del Estado de Derecho, y se pregunta con creciente preocupación qué Luisiana estará dispuesto a ceder nuestro presidente a los secesionistas periféricos, o a otro grupo aún peor, a cambio de que lo mantengan en el poder.
 
De otro lado, la mudanza que España está pidiendo a gritos, podría perfectamente producirse en las próximas elecciones generales, pero muchos creemos en el problema – señalado con sumo acierto por The Economist – de que sólo podrá ganar esas elecciones el partido que logre desembarazarse de su actual líder. El principal problema de España reside en el hecho de que el líder del partido gobernante no es de fiar, y al de la oposición le faltan agallas. Y, a mayor añadidura, este columnista es de la opinión de que la ciega obediencia al líder mostrada por los miembros del actual gabinete Zapatero, sumada a sus múltiples errores y a su ineficacia manifiesta en la lucha contra la crisis, deberían llevar a su partido a una cuarentena regeneracionista. Para estas situaciones, precisamente, se creó la alternancia.
 
España necesita ahora, en mi modesta opinión, de un nuevo Gobierno capaz de actuar como miembro que es de la Unión Europea, y no de uno que se desmarque por sistema del parecer de los demás socios. Y, en el ámbito interno, precisa de un Gobierno formado por los mejores especialistas de cada campo, es decir, por profesionales acreditados como números uno en sus respectivas disciplinas, aunque sean independientes. ¿A qué viene tanto parloteo, cuando lo único que la ciudadanía valora es la puntual solución de los problemas, la ausencia de corrupción y el lenguaje de los hechos? ¡Qué distinta sería la vida parlamentaria, y todo el debate político, si los casos “tabú” (Faisán, etc.) se hubieran aclarado por la Justicia,  y los adversarios políticos fueran cultos y respetables números uno! Deberíamos darnos cuenta de que en el nuevo mundo global, el centro-izquierda y el centro-derecha (que deberían ser las únicas alternativas reales), ni siquiera están separados por el negro de una uña. Lo demás son flatus vocis

© 2010 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día  06  de septiembre de 2010

Cierta mirada preocupada

26/07/2010

Como ciudadano observador que creo ser, he podido notar cierta mirada preocupada en la persona de nuestro actual presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Quiero pensar que don José María Barreda no puede estar de acuerdo con lo que el presidente del Gobierno Nacional está haciendo, y que está librando una lucha interior, muy difícil seguramente de resolver, entre su lealtad partidista y las íntimas convicciones morales que me permito suponerle.
Un día le vimos desmarcarse sobre la ley del aborto, en lo concerniente a esa nueva posibilidad legal de que una niña de 16 años pueda abortar sin decir ni mu a sus padres. Pero nada nos dijo sobre las connotaciones éticas de esa ley que permitirá que, en pocos años desde su entrada en vigor, podamos afirmar estadística en mano que un millón de nascituri españoles han sido asesinados en el vientre de sus madres. Y tampoco le hemos visto manifestarse sobre las aberraciones morales y políticas que el factótum de su  partido está en la actualidad perpetrando, contra la voluntad, por lo menos, de la mitad de los españoles, y con la connivencia, claramente evidenciada, del resto.
No parece aventurado suponer que el señor Barreda tiene un discurso en famille, que no osa expresar en público, tanto sobre la errática y peligrosa trayectoria que José Luis Rodríguez Zapatero está siguiendo, por ejemplo, en el asunto del “Estatut”, como sobre las maquinaciones de su cordobés colega “catalán”. Y por ello me sorprende en extremo que no se atreva a demostrar que es un hombre de Estado y no un político a la orden, y que sabe discernir, a pesar de sus complejos condicionantes partidistas, entre lo que es bueno para España y lo que pone a nuestro país y a nuestra Constitución en el más grave de los peligros.
No son sólo los asuntos regionales los que deben ahora preocuparle, sino el negro futuro que un moderno Tenorio está fraguando para España entera.
Ante la imposibilidad de que la Oposición cumpla su misión de freno, debido a su escasez de votos y a una mejorable ley electoral, la esperanza de muchos españoles está puesta en ese lider, aún no aparecido, que se atreva a plantarse con energía – y con los “atributos” que la ocasión requiere – ante los gravísimos errores que se están cometiendo en nuestra patria. Necesitamos esa “Estatua” del Comendador que, como en el drama de Zorrilla que tanto juego ha dado en la última sesión del curso político, vuelva a aparecerse, ahora a Zapatero, para aconsejarle:  “…un punto de contrición / da a un alma la salvación, / y ese punto aún te lo dan. /(…) Aprovéchale con tiento, / (Tocan a muerto.) / porque el plazo va a expirar, / y las campanas doblando / por tí están, y están cavando / la fosa en que te han de echar.” Esta cita, obviamente, sólo es aplicable a la equivocada vida política del interfecto.

© 2010 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día  26  de julio de 2010

Las paces con nuestra bandera

12/07/2010

Hasta un servidor, que no ha sido nunca futbolero, siente hoy una emoción nueva al constatar el gran poder social de este deporte y su capacidad para aglutinar a todo un país en pos del mismo objetivo. Nunca podré olvidar que la única vez, en setenta y cinco años (que son los que he vivido), que vi a todos los españoles compartiendo el mismo sueño, como un solo hombre, fue el día en que la Selección Española de Fútbol se enfrentó a Holanda en el último e histórico partido del Campeonato Mundial de Fútbol de este año 2010. Tampoco olvidaré mientras viva que esa gesta deportiva iba a permitirme ver, también por primera vez, a todo el pueblo de mi país ondeando, luciendo, exhibiendo o enarbolando la sagrada bandera de nuestra patria común. Ya no volveré a mirar el fútbol como un simple juego, ni seguiré criticando este deporte por todo aquello que a menudo lo rodea y me disgusta. Sólo por esa fuerza que ha demostrado tener a la hora de unirnos, y esa sorprendente capacidad – impensable hace apenas unas semanas – de permitirnos recuperar el amor a  nuestra bandera, juro dedicar al fútbol mi respeto eterno.
Si, además, considero el inmenso esfuerzo de los jugadores de nuestra selección y el magnífico liderazgo de su seleccionador, no puedo menos de desear que su ejemplo pueda ser seguido por todos los colectivos humanos españoles, desde nuestras empresas, grandes y pequeñas, a nuestras instituciones públicas y privadas. También ambicionaría que el gran ejemplo de su trabajo en equipo, y de la humildad demostrada en todo momento, nos hiciera reflexionar a todos sobre el inapreciable valor del trabajo solidario y de la lucha concertada por una meta común. Hasta las formas con que nuestra magnífica selección se ha venido refiriendo a sus rivales, merecen el mayor aplauso. ¡Cuánto nos ha enseñado esa Selección, si estamos dispuestos a emularla! ¡Qué gran imagen de España ha sido capaz de proyectar, en estos momentos históricos en que nuestro prestigio internacional andaba por los suelos! Buenas maneras, técnica impecable, admirable coordinación y excelente estrategia. Éstas han sido, en opinión de este columnista, las principales condiciones que nuestra Selección, ya legendaria, ha sabido exhibir en este Mundial de Sudáfrica. Nuestra imagen, en todos los sentidos, está hoy muy alta en todo el mundo. Y un servidor, que no era futbolero, pero sí español a ultranza, se siente verdaderamente feliz y eternamente agradecido a un deporte, y a unos atletas nuestros que nunca había alcanzado a valorar en su justa medida. ¡Procuremos seguir unidos largo tiempo, y seguir luciendo con orgullo nuestra bandera nueva!

© 2010 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día  12 de julio de 2010

¿Empujar en la misma dirección?

04/01/2010

Uno de los problemas de algunos políticos (dicho sea con el mayor respeto) es que, a menudo, quieren vendernos una burra que no puede caminar. Insiste nuestro presidente regional – ha vuelto a hacerlo en su mensaje de Navidad – en que nuestra fuerza estriba en que empujemos todos en la misma dirección; cosa que sería formidable, pero que hoy por hoy es imposible. Puede ser que se haya logrado un pacto social con determinados interlocutores, como son esos sindicatos agradecidos que ya parecen verticales; pero no se ha logrado con la oposición, con los pequeños y medianos empresarios, con los trabajadores autónomos, con los agricultores, con los educadores, ni con los obispos. Es inútil apelar a esa fuerza omnipotente – “empujar en la misma dirección” – cuando algunos de los que claman por tal conjunción de esfuerzos han dedicado los suyos a desunir de nuevo a los españoles, por primera vez desde la prometedora década prodigiosa de nuestra transición política. ¿Cómo podríamos remar todos en la misma dirección, cuando la mitad de los españoles no está de acuerdo con el rumbo de obligado seguimiento que el Gobierno ha fijado?  Para muchos – y es lamentable que una parte importante de nuestra clase política no se entere – sería impensable empujar en la dirección marcada por unas nuevas leyes que, como han hecho saber al Ejecutivo, repugnan a su conciencia. Para otros, las medidas adoptadas para paliar la destrucción de empleo, reactivar la economía y restablecer la confianza, no son, en su opinión, ni en la de muchos economistas de relieve internacional, las medidas que la gravedad de la situación demanda.
Pero, sobre todo, la implantación de esas leyes terribles a las que antes aludía, que muchos interpretan como un ataque frontal al derecho a la vida, una andanada contra la familia, o una nueva y arbitraria persecución de cristianos, ha venido a hacer inviable el ideal de siempre – ahora utópico – de que todos los españoles empujemos en la misma dirección.
El señor Aznar, aún siendo un óptimo gestor, se equivocó con su decisión de meter a España en el conflicto de Irak; y el presidente Rodríguez Zapatero ha podido malograr, con sus innecesarias e inoportunas bazas, la ocasión de oro de que los españoles pidiéramos luchar de consuno por lo que debería haber sido nuestro objetivo central desde los mismos inicios de la crisis que hoy nos aflige: salir lo antes posible de ella, y corregir sus causas.
¡Qué lástima que nuestro presidente del Gobierno no haya intentado gobernar para todos, como prometió en campaña! En lugar de eso, ha optado por decidir unilateralmente sobre casi todo lo humano y lo divino. Con lo fácil que le habría sido limitarse a ser gestor de lo temporal, dejar a Dios las parcelas que Él domina como nadie y aplicarse la metáfora que nos aconseja a todos, pero a él con más precisión: “Zapatero, a tus zapatos”.

© 2010 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre las íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 04 de enero de 2010

Perseidas

25/12/2009

Perseidas

AACHE EDICIONES – Colección “Letras Mayúsculas” nº 2
1999 – ISBN 84-95179-13-X
304 páginas – 12,60 Euros.

Si deseas adquirirlo, haz click aquí.

Adquirirlo

Comentario del editor:

Perseidas son los comentarios en la noche que Pepe Romagosa realizó semanalmente en 1999 desde la COPE en el programa de Rafael Ruiz “Juntos en la Noche”

Con más 300 páginas, cubierta a color, y un formato manejable, la prosa de Romagosa nos ofrece en breves comentarios semanales la actualidad española y catalana.

Este libro está maravillosamente ilustrado por José María Zúmel, un valor prodigioso del grafismo.

Pepe Romagosa (Barcelona, 1935) ha demostrado su capacidad creativa y su dominio del lenguaje y de los recursos narrativos en esta obra.

En esta obra aparecen 52 breves comentarios a la actualidad, emitidos cada semana en 1998 y 1999 en la COPE, en el programa de Rafael Ruiz “Juntos en la Noche” de “Fin de Semana”.

Una gozada leer la serena postura, humanista y cabal, de Romagosa, que cuenta con más de 500.000 oyentes habituales.

Un libro imprescindible para entender la visión de la España de hoy, de fin de siglo y comienzos del nuevo 2000. Una prosa sencilla y unas ideas clarificadoras.

“Miguel Caballero de Mendoza”, para la Cabecera “Gentes, Lugares y Cosas” escribió la reseña literaria que mi amigo Joaquín Muñoz Coronel luego me remitió. Gracias Joaquín… y “Caballero”.

 “Perseidas”, 52 comentarios de Pepe Romagosa en carne viva”

Las “Perseidas” son -todos lo saben, las estrellas fugaces que surcan las noches mediterráneas del verano,  dejando, además, una estela de su paso por el firmamento. De igual forma que lo hace José Romagosa, porque los 52 comentarios que componen su libro del mismo título -“Perseidas”-, son una atinada observación, una interesante alto en el camino, sobre aspectos tan originales como variados; tan comprometidos como responsables; tan profundos como agradecidos. Y es que, pocos pensamientos tan sinceros, pocas emociones tan diversas, pocas palabras tan enjundiosas,  como las que, a través de las ondas llegan al oyente, en las primeras horas de la madrugada. Desde el programa “Juntos en la noche” de la COPE -que dirige el ciudadrealeño Rafael Ruiz-, Pepe Romagosa ha querido ser ese contrapunto de respiro, ese aldabonazo de atención, ese hálito de aire fresco que ha sabido poner el tono desenfadado, cordial, entusiasta, romántico, y desde luego entrañable, sobre una parte importante de quienes vienen conectando con Rafael Ruiz, y con las gentes que, desde el aire, es capaz de aglutinar.
Podría pensarse que este catalán afincado en Madrid, había sido captado por La Mancha y los manchegos, el día que fue elegido “Caballero Andante” por la “Asociación Ciudad Real Quijote 2000″, en 1.977. Nada más lejos de la realidad, porque Romagosa ya era un manchego convencido y un enconado defensor del Quijote: Ha recorrido la Mancha incansablemente, la ha estudiado palmo a palmo, y con su estela -también como las “perseidas”- ha sembrado el mundo. Con la estela y el mensaje de una serie de dibujos animados, que han sido vistos por más de 1.000 millones de personas de los cinco continentes; que los han entendido en cualquiera de la larga veintena de idiomas en que se han doblado; y, sobre todo, que los han comprendido desde lo más íntimo de sus corazones, en los que han prendido de forma indeleble.        
Porque, como dice su editor -el guadalajareño Herrera Casado-, la colección de comentarios que ahora aparece en las librerías “es la visión de alguien que no puede dejar a un lado sus orígenes, y su posición ante el mundo. Romagosa es un catalán españolista, un creyente en Dios, un solidario que se emociona, y un demócrata que se curtió en difíciles batallas. De todo ello no podía salir algo banal, sino un libro que tiene la fuerza de la palabra serena y firme, meditada y cabal: Una palabra que viene a ponerse en tu sueño, a remover tu alma, a pedirte que tomes posturas ante los retos del día que se avecina”.

PEQUEÑO, PERO HERMOSO

Entre el medio centenar de comentarios que se incluyen en el libro “Perseidas”, José Romagosa incluye algunos como “Lo pequeño es hermoso”, “La donación de órganos”, “El odio y la ceguera”, “El paro juvenil”, “La niña del Napalm”, “Irene Villa o la fuerza de una imagen”, “Cervantes y Cataluña”, “Un idioma universal”, “El huracán Mitch”, o “Susurro y Pity”. Aunque tampoco están ausentes de su pluma y su corazón, los temas relativos a Ciudad Real. Como en ese magnífico trabajo titulado “Una muy noble y muy leal ciudad”. 
En el prólogo del libro, el presidente de “Ciudad Real Quijote 2000″, José Luis Aguilera, afirma que “Pepe Romagosa es un Quijote de nuestro tiempo que, durante más de un año, se ha bebido las estrellas transmitiendo su pensamiento e inquietudes a los oyentes de la COPE, convocados por el humanista y gran maestro de la radio, Rafael Ruiz. En el llamador de la casa del Caballero de la Noche, luce una chapa donde a modo de leyenda se establece: “gente de paz”. Romagosa es portavoz de un lenguaje que tiene aromas de vino generoso, escanciado en la bodega del corazón y que, luego trasegado, nos da fuerzas para seguir el camino. Se cumple en él en este punto, el consejo de don Quijote a Sancho: “habla a lo claro, a lo liso, a lo llano, a lo no intrincado, y verás cómo te vale un pan por ciento”.
Para Aguilera, este peregrino, viajero y cronista, conoce el mundo y lo ama, y tiene de él una visión no cicatera y pequeña, sino amplia y generosa: “Por ello se le puede aplicar ¡otra vez Don Quijote! aquello de que “quien lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”. Concluye Aguilera diciendo que, si el autor hizo felices a millones de niños con su portentosa serie de dibujos animados sobre el Quijote, “hoy nos convoca a la lectura de este diligente trabajo, con el mismo cariño y el mismo fin, hacernos felices a los demás”.
Acertados también los versos de Vicente Pérez de Culla, en las primeras páginas del libro: “Astucia fue del Bárbaro valiente/ en medio de tan áspera espesura/ hablar desde lugar tan eminente, / y entre las sombras de la noche oscura…”. Porque es una obra de creación, ésta de Pepe Romagosa, digna de figurar en el corazón de la misma forma que el nombre de la colección de AACHE, en la que ha sido editada. Es decir, con  “Letras mayúsculas”. El propio Romagosa dice en uno de sus artículos, en relación con Ciudad Real: “no en vano ésta es la tierra de Don Quijote”. Algo tan exacto como el hecho de que él, con partida de nacimiento fechada en Cataluña, es uno de los más cualificados defensores de La Mancha.