Posted tagged ‘Mancha’

Día de asueto

02/06/2010

 Es bueno darse un respiro de vez en cuando – y dárselo a los lectores – sobre todo en un lunes festivo y caluroso, Día de Castilla-La Mancha. Es como tomarse un helado. Y, hablando de helados, les cuento que una familia italiana amiga mía se dedica a la fabricación artesanal de estos productos en la Tacita de Plata. Tres generaciones consagradas a ese ‘Salón Italiano’ de la calle Ancha, que desde hace 70 años se dedica a regalar el paladar de los sibaritas gaditanos, y a refrigerarles los veranos. Podríamos decir, para que me entiendan todos los lectores, que ese salón es como el prestigioso ‘Helados Morán’ de la Plaza Mayor de Ciudad Real, sin el cual esta ciudad no sería la misma para los ciudadrealeños, y en especial para mi amigo Eduardo Barco Iruretagoyena (espero haberlo escrito bien) y muchos otros entendidos que yo me sé. Creo que es de celebrar que sigan existiendo estas artesanías, y la atención personal que conllevan, en una época en que casi todas las «delicadezas» para el consumo de boca las fabrican mecánicamente las multinacionales, como las arandelas y las escarpias.
Para los que hemos viajado algo por ahí afuera, son de gran importancia los establecimientos que dan carácter a una ciudad. El mundo está lleno de lugares que el viajero siente la pulsión de revisitar cada vez que regresa a las ciudades en las que estos santuarios del buen gusto se encuentran. Unos son célebres por sus helados, otros por sus cafés o chocolates, otros por sus croissants o sus pasteles de manzana. A menudo, mientras vas en el avión, o en el tren, ya estás pensando en que lo primero que harás al salir del hotel será darte ese pequeño gusto largamente acariciado. Y no hablo aquí de restaurantes ni de otro tipo de locales. Mi reflexión de hoy va dirigida, junto con mi sincero elogio, a los negocios artesanales de verdad, generalmente regentados por una familia, que dan carácter a una ciudad y miman nuestro paladar. Me he referido en esta ocasión a los helados porque estamos, ¡ya era hora!, en la estación del calor en que a mí personalmente más me apetece degustarlos (aunque el amigo antes citado, y otros «enganchados» que conozco, los consumen todo el año). Pero algún día trataré de otro tipo de establecimientos y familias que, al igual que los Campo de Cádiz, o los Morán en Ciudad Real, hacen, como decimos vulgarmente, ‘patria’. En cualquier caso, ha sido un placer platicar con ustedes, amigos lectores, de un asunto que precisamente por refrescante nada tiene que ver, por una vez, con los políticos, los pensionistas, las hipotecas o los impuestos. ¡Nos vemos en Morán!

© 2010 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día  31 de mayo de 2010

Peculiaridades manchegas

23/03/2010

Siempre me llama la atención esta expresión eminentemente manchega: “a orilla de…”, que se usa para dar a entender “junto a…” Me hace pensar en un río, o en el mar, aunque quien la pronuncia se refiera a un lugar junto al mercado, o pegado a la farmacia (“pegadito”, dicen en Madrid). “A orilla de…”, e incluso su versión más corta “orilla de…”, es decir, “muy cerca de…”, viene a significar lo contrario de esa otra locución, no menos manchega, “muy largo de…”. Así nos resultan muy habituales las frases de este tenor: “La Poblachuela queda orilla de Ciudad Real, pero muy largo de Valdepeñas”. Para el forastero, este “muy largo” le crea en un principio cierta confusión, hasta que lo asocia con “muy lejos”, o “muy distante”.
Son muchas las peculiaridades de la forma manchega de hablar español. Hace unas semanas, en un programa televisivo que se emitía desde Barcelona, uno de los invitados dijo: “siempre he oído de decir a mi padre…”, y yo inmediatamente pensé que esa persona debía de ser manchega. Al poco rato, oí que decía: “cuando le vi de venir, aluciné…”. En este preciso momento ya no tuve la menor duda: forzosamente tenía que ser de la Mancha. Efectivamente, tal como yo esperaba, el presentador del programa confirmó su procedencia unos minutos después. Esos “oír de decir…”, “ver de venir…” y tantas otras variantes en las que se adhiere ese simpático y gratuito “de”, son tan manchegos como las mismísimas berenjenas de Almagro; aunque son pocos los manchegos que lo admiten. Creen hablar como en el resto de España, cuando acaban de decir “le he dejado de salir a la discoteca…”, o “espero de poder venir a las migas del sábado…”. Por último, a nadie deben molestar observaciones como las vertidas en esta columna, ya que todas las regiones españolas, sin excepción, han desarrollado su léxico peculiar. ¡Viva la diversidad!

© 2004 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día  19 de enero de 2004

“El Reino de Don Quijote”, un sueño que se desvanece

10/01/2010

“No le llames trigo hasta que esté en el silo”, reza un viejo refrán que nunca pensé tener que aplicar al mayor de los proyectos concebidos para Castilla-La Mancha. Contrariamente a lo que muchos manchegos me decían, jamás sospeché que el tiempo les daría la razón, y que el gran sueño de Julio Álvarez, del que supo ser fiel albacea su hermano Aurelio, acabaría en agua de borrajas. Como catalán de nacimiento, aunque con el corazón partido entre mi Barcelona de origen y ésta mi tierra de adopción, siento la más profunda decepción al constatar que aquel hermoso sueño se está desvaneciendo.
Atrás quedó el año crucial del IV Centenario de la edición de la primera parte del “Quijote”, que iba a marcar la inauguración de la primera fase del proyecto; atrás se quedaron, también, los grandes inversores extranjeros que, sucesivamente, vinieron uniéndose al mismo y, poco después, separándose sistemáticamente de él, por falta de los necesarios consensos, apoyos y permisos. Y es porque amo profundamente esta tierra por lo que me entristece comprobar que Castilla-La Mancha no ha estado a la altura de un proyecto que habría contribuido como ningún otro a su progreso y desarrollo.
Desaparecidos los hermanos carismáticos – Julio y Aurelio Álvarez – todo hace sospechar que también su sueño castellano-manchego se halla en vísperas del carpetazo final, o de su drástica reducción a un proyecto de tres al cuarto. Ha dejado de hablarse de él en los bares y no se lee una sola noticia en los periódicos sobre ese “Reino de Don Quijote” que ya ha abdicado de una parte (“…de Don Quijote”) del que fuera su nombre oficial. “El Reino”, un extraño reino sin monarca conocido, es el cercenado nombre que hoy se da a los que un día fuera la más colosal idea concebida para la Región. El gran sueño de un leonés más amante de Castilla-La Mancha que muchos castellano-manchegos, se ve hoy reducido al “Reino del Golf”, un nuevo lugar de ocio en el que infinidad de manchegos de todas las “ideologías” juegan a ser burgueses.
El autor de estas líneas, que fue “theme manager” del proyecto, y estrecho colaborador de Aurelio en el diseño de las distintas áreas temáticas del ambicioso “destino turístico y de ocio”, se siente hoy frustrado y entristecido al reconocer que para este viaje no hacían falta tantas alforjas. Y, aunque sea en solitario, pone su grito en el cielo y exige, a quien disponga de la información y tenga el coraje de divulgarla, las explicaciones pertinentes sobre el ya más que presumible fracaso de un proyecto que a todas luces merecía mejor suerte. Que no tengamos que apelar a la “memoria histórica” para enterarnos de lo sucedido. Y en cuanto a ese otro dicho que sentencia que “nadie es irreemplazable”, este columnista opina, pensando en Aurelio Álvarez (q.e.p.d.), que habría que ponerlo en cuarentena. 

© 2007  José Romagosa Gironella
“Puntos sobre las íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 10 de septiembre de 2007

La Mancha bajo mi lupa

25/12/2009

Ciudad Real : Diputación Provincial, D.L. 2006 .
375 p. : il. ; 22 cm.

Comentario del editor:

Hace años que Pepe Romagosa, manchego de vocación, decició integrarse vitalmente con esta tierra y con sus gentes; de esta manera nace, entre otras muchas cosas, La Mancha bajo mi lupa. Se trata de una recopilación de artículos publicados en distintos medios de comunicación a lo largo de varios años que relatan buena parte de sus vivencias en la Mancha y en los que “la lupa” no se limita a observar de una manera ajena sino que reconoce, siente y vive.

“La Mancha de Don Quijote”

25/12/2009

“LA MANCHA DE DON QUIJOTE” 

Editorial Everest, S.A.  1980  ISBN: 84-241-4602-6.

© 1980 José Romagosa Gironella

Podrás leer el libro online completo en http://www.quijote.tv/lmdq1.htm

“El nombre de LA MANCHA, derivado de la denominación árabe “AI-Mansha” -tierra seca -.distingue universalmente a una de las regiones más hermosas y atrayentes de nuestro planeta, que en la antigüedad fue conocida como “Campo Espertario”.
Cualquier intento de penetración en La Mancha, en su geografía, en su historia, o en la magnitud oceánica de sus paisajes; cualquier pretensión de comprender la particular idiosincrasia de sus gentes, precisará siempre de dos apoyaturas imprescindibles, sin las cuales todo esfuerzo resultaría inútil: Cervantes y…, sobre todo, Don Quijote, el Señor de La Mancha.

y aún así tendremos que admitir a la postre nuestra impotencia, porque ni siquiera con la ayuda del Príncipe de los Ingenios, o con la de ese personaje tremendamente real creado por él, alcanzaremos a descifrar medianamente el hechizo de esta tierra, que continuará antojándosenos irreal y esotérica, por más que la palpemos o auscultemos.

La historia de la Mancha, que de algún modo arranca de las Ordenes Mili- tares que la arrebataron del dominio árabe, se detiene en Argamasilla de Alba en los albores del Siglo XVII, para reanudarse seguidamente con la llegada a ese mismo lugar de un hombre, ex soldado de Lepanto y escritor de comedias maltratado por la fortuna, llamado Don Miguel de Cervantes Saavedra.

http://www.quijote.tv/lmdq1.htm