Archivos para febrero 2011

Compremos marcas de Nueva RUMASA

24/02/2011

No hay ningún otro caso en España en que una sola familia haya proporcionado empleo y sueldo, y excelente trato humano, a cerca de ochenta mil familias españolas. La proeza de esta saga familiar, cuyos accionistas nunca han cobrado dividendos por haber decidido reinvertirlos en la promoción de su ejemplar grupo de empresas, merece nuestro respeto y apoyo. Tras la ilegal expropiación de que fueron objeto en 1983, dando al traste de mala manera con un emporio de 65.000 empleados, los Ruiz Mateos han conseguido lo que nadie habría podido imaginar: resurgir valientemente de sus cenizas y crear una segunda Rumasa que ya da actualmente empleo a 15.000 familias españolas, y que contribuye al desarrollo de centenares de otras empresas colaboradoras; las cuales, a su vez, emplean a otro número impresionante de trabajadores españoles.
La crisis económica que padecemos ha afectado, como era inevitable, a la excelente marcha que el nuevo grupo llevaba, y los enemigos de Nueva Rumasa, que todos en este país sabemos quienes son, han vuelto a hacer lo posible para sabotear esa marcha. ¡Cómo seguir consintiendo que un empresario católico, defensor de la familia y del derecho a la vida -al que ya daban por muerto- diera a sus enemigos tan grande ejemplo de cómo se crean empresas y empleos en España! Con todo, la dificultad económica que hoy afecta a Nueva Rumasa no es de una magnitud que el Grupo no pueda salvar, como ponen de manifiesto estas dos cifras: que el Grupo vale 6.000 millones de euros, y el monto de su deuda contable es de 700 millones.
La familia de la abeja, caracterizada por su seriedad, ha declarado que está en trámite de vender la parte de sus activos que sea precisa para nivelar la situación; y que incluso, de no lograrse este objetivo con la rapidez necesaria, todos los miembros de la familia estarían dispuestos a aportar su patrimonio personal para cumplir sus obligaciones con los acreedores del Grupo.
Se habla mucho de este asunto desde que los Ruiz Mateos, con muy buen criterio, decidieron acogerse a la Ley Concursal. Pero se habla bastante menos de que a ese grupo de empresas que debe 700 millones de euros, el Estado le debe, según sentencias firmes,  la cifra, más de tres veces superior, de 2.095 millones de euros y la familia lucha judicialmente por fijar el justiprecio de la expropiación en 18.000 millones de Euros, es decir, casi 3 billones de las antiguas pesetas, en compensación por aquellos injustos procesos de expropiación.
No creamos a esos periódicos, émulos de la prensa amarilla del malvado William Randolph Hearst, que no han dudado en publicar en portada que Nueva Rumasa se desmorona tras atrapar a millares de inversores, o que Nueva Rumasa lleva de nuevo al grupo al borde del abismo. Compadezcámonos de ellos, porque pertenecen a un colectivo fracasado y envidioso que lleva décadas rabiando con los espectaculares logros -incluidos los «sociales – de una saga privada irrepetible.

© 2011 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 21 de febrero 2011

Rien de rien

15/02/2011

Hace unos años, cuando la hoy extinta asociación cultural Ciudad Real Quijote 2000 se esforzaba en conmemorar lo mejor posible la efemeride del IV Centenario de la Primera Edición del Quijote, encargó un ciclo de siete conferencias a uno de los castellano-manchegos más cultos que el autor de estas líneas ha conocido en esta región: el Profesor don Ángel-Enrique Díaz-Pintado Hilario; filólogo, ¡agárrense!, por partida triple (licenciado en filología hispánica, inglesa y eslava), y catedrático de “eslávicas” en la Universidad de Granada. Las conferencias, en su conjunto, constituyeron uno de los trabajos de investigación más amenos y completos que se han realizado sobre la influencia ejercida por Cervantes, y en particular por el Quijote, en la obra de los grandes maestros de la literatura universal.   

El ciclo fue anunciado en los medios de comunicación, en el boletín mensual del ayuntamiento capitalino y mediante un librito del que se editaron, y distribuyeron de forma selectiva, un millar de ejemplares. El impagable trabajo de Díaz-Pintado, y la profusión de mensajes publicitarios emitidos, sólo obtuvieron el resultado de que la media de asistentes por conferencia fuera de siete personas, ¡siete!  Dato éste harto elocuente sobre el verdadero interés de los ciudadrealeños por esa figura – Don Quijote – que de manera forzada se ha querido implantar como totem emblemático de la región manchega; y sobre el bajo nivel cultural que décadas de políticas educativas erradas han logrado afianzar en esta bendita tierra “de Don Quijote”, tierra, por mucho que nos duela, en la que poquísimas personas han leído esa célebre novela que hizo la Mancha universal.

Soy plenamente consciente de que la presente crónica dista de ser políticamente correcta, y puede resultar antipática a quienes usan el Quijote como si de un bien comercial se tratara, despreciando la ocasión de libar el precioso néctar que encierra. 

Un documental producido por la BBC así mismo hace algún tiempo, ponía lamentablemente de relieve la ignorancia de los castellano-manchegos sobre esa obra universal que trata a la Mancha como “tercer” protagonista de la fábula. Se entrevista en el documental a multitud de nativos de esta región – clientes de bares y mesones, universitarios que salen de clase, oficinistas que se dirigen a sus lugares de trabajo, y hasta al maestro de una escuela local – y se les pregunta sobre su conocimiento de la gran novela. El balance es aplastante: prácticamente ninguno de los entrevistados la ha leído. Casi todos confiesan tener un Quijote en alguna estantería de su casa, pero de leerlo… rien de rien.
Una auténtiva vergüenza para los compatriotas de Cervantes que la BBC habrá divulgado, a buen seguro, en la nación de Shakespeare y, muy probablemente, en unos cuantos países de habla inglesa.      

No es extraño que nuestros políticos no sepan hablar correctamente; que en muchos de nuestros medios de comunicación se machaque el idioma, y que en Internet y en tantos canales de televisión se esté acabando con una lengua riquísima que ya sólo en Hispanoamérica se usa con propiedad. Cualquier albañil colombiano habla un español más correcto que la mayoría de los parlantes de su madre patria. 
 
 © 2011 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día 14 de febrero 2011

Consigue de una vez trabajo y asegura tu pensión

15/02/2011

Me permito usar del tuteo porque peino canas desde hace décadas y hoy voy a dirigirme a los jóvenes españoles desempleados que conforman el colectivo en paro más numeroso de la Unión Europea. No pienso criticar a nadie, ni siquiera a los que han hecho posible esta lamentable situación; pero sí voy a sugerir unas ideas que con toda seguridad permitirían solucionar su mayor problema – el de la falta de trabajo y de futuro – a millones de jóvenes sin proyecto de nuestro país.
Lo primero que quiero hacerles ver, a modo de preámbulo, es el hecho de que España apenas representa una centésima parte de la población mundial, y es tan solo uno de los 204 países que existen. Y lo segundo: que para salir de la situación en que se encuentran, sólo tendrían que hacer “click” y pasar a sentirse de una vez ciudadanos del mundo (que es lo que son, aunque no se hayan percatado).
Logrado esto, les sería fácil comprender algo que acaso nunca habían considerado. Algo tan sencillo de tener en cuenta como la posibilidad de encontrar un trabajo, o de establecerse por cuenta propia fuera de su país natal, siguiendo el ejemplo de millares de jóvenes españoles que ya lo han hecho… y con éxito notable en la mayoría de los casos.
El así mismo lamentable desconocimiento de lenguas extranjeras, claro resultante de unas políticas educativas erradas, han contribuido a crear un temor a vivir en otros lugares del planeta en la mente de muchos de nuestros jóvenes. Y este mismo temor constituye también un gravísimo error, porque las lenguas extranjeras, cualquiera de ellas, llegan a aprenderse rápidamente cuando uno decide emigrar y residir en otro país.
Allí están, en los programas televisivos “Españoles en el mundo”, o “Castellano-manchegos en el mundo”, numerosos ejemplos de españoles, y de familias españolas completas, que han logrado resolver sus problemas de trabajo, y por tanto su futuro, en infinidad de lugares de este mundo del que todos somos ciudadanos.      

No es admisible en modo alguno que nuestra juventud se resigne a seguir formando parte de ese colectivo desnortado que ya ha merecido el nombre de “generación perdida”, a la que sigue negándose en nuestro país la posibilidad de trabajar, de dejar el hogar paterno, de crear sus familias propias y de tener un futuro. ¿Qué valor, de los que siempre los españoles hicieron gala, falta hoy en nuestra juventud?
Si el desconocimiento de lenguas les asusta, apúntense un año, o medio, como voluntarios de alguna ONG, donde podrán añadir el aprendizaje de un idioma extranjero a la satisfacción de darse a los demás. Gracias a ese aprendizaje (y a su renuncia, obviamente, al confort de que disfrutan en la casa de los padres), podrán conseguir sin problemas ese trabajo al que llevan tantos años aspirando. Por no hablar del apoyo incondicional que nuestros jóvenes emigrantes encuentran siempre en las “Casas de España” y en esos centros regionales (catalanes, gallegos, manchegos y demás) que, afortunadamente, proliferan en infinidad de ciudades de los cinco continentes. Consíguete un trabajo fuera, joven amigo, que un plan holgado de pensiones podrás fácilmente contratarlo en tu país de acogida y con más garantías que en tu tierra.

© 2011 José Romagosa Gironella
“Puntos sobre la íes”
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real, el día  7  de febrero de 2011